BAQUIA

No me distraigas que estoy estudiando

El profesor Franz Lehner acaba de lanzar un nuevo producto. Va a filmar sus clases de Economía Informática III con el objetivo de que sus alumnos puedan seguirlas utilizando un móvil de nueva generación. Según Focus Magazine, su oferta es parte de un experimento europeo de vídeo enseñanza en el móvil, que costará unos 50 euros por cada hora y media de clase.

El profesor ya se ha inventado otro producto: presentaciones resumidas de las lecciones, de tal forma que su seguimiento sea menos caro. El experimento es parte de una iniciativa para promover los ingresos de las cátedras tradicionales. Algunos profesores se preguntan si será obligatorio para el profesorado participar activamente en la generación de ingresos de su Alma Mater.

Cada vez más, las grandes empresas multinacionales, se nutren de la oferta intelectual de las grandes universidades americanas, como Harvard o Standford. En opinión de las empresas consultadas por Focus Magazine, el camino que está iniciando el profesor Lehner es un primer paso para que las universidades alemanas detengan su caída y puedan participar de los ingresos que cada día son más necesarios por la falta de financiación pública.

La problemática alemana, similar a la española, es que las competencias han sido hace tiempo trasladadas a los Länder y, como en España las Comunidades Autónomas, es muy difícil ponerlas de acuerdo y conseguir que los profesores de distintas universidades cooperen con otros, quizás fuera de su propia comunidad, para completar productos educativos de nuevo cuño que estén desarraigados de la universidad original y puedan ser utilizados desde cualquier punto del globo.

El móvil, el avión o el tren deben disponer de las prestaciones necesarias para que, quien quiera, pueda seguir estudiando mientras viaja, por placer o por negocios, y mantener un diálogo con sus profesores. Esto les obligará también a estar disponibles fuera de las horas de cátedra y plantearse nuevas fuentes de ingresos para sí mismos y para la universidad para la que trabajan.

Un primer paso ya está dado con la generación de intranets en todas las universidades alemanas y la puesta al día de foros y áreas de chat en las mismas. Sin embargo, el paso más complejo será el de concebir productos educativos que sirvan para el estudiante de viaje que, lejos de su facultad, busca seguir las clases mientras está haciendo algún trabajo fuera del país.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios