BAQUIA

No termine en la cárcel por ir al cine

La paranoia de la industria cinematográfica en su afán por combatir la piratería ha llegado a tal extremo que para impedir que alguien grabe una película desde el patio de butacas de una sala de cine, California ha sacado una ley prohibiendo, no sólo el uso, sino incluso simplemente la entrada en la sala con una cámara de vídeo.

Según cuenta Rethink, si ha estado en algún lugar con una cámara digital para grabar y luego, olvidándose que lleva la cámara en un bolsillo de su abrigo, entra en el cine con la intención de ver tranquilamente una película, puede sucederle que alguien le obligue a vaciar sus bolsillos y, al descubrir la cámara que usted había olvidado, le haga salir del cine y acompañarle a una comisaría de policía, en la que, después de pasar unas horas, podrá ver a un juez que le impondrá una multa de 2.500 dólares.

Esta ley, de momento sólo activa en California, se está intentando extender a todos los EEUU; la industria del cine está presionando para que se consiga un amplio seguimiento de la misma.

Al parecer la MPAA (Motion Picture Association of America) ha podido demostrar que el 92% de las copias ilegales de películas que circulan por Internet se graban siguiendo un procedimiento similar al mencionado. Una persona sentada en una buena localidad graba la película entera desde su asiento utilizando las cámaras digitales que son, cada día, más pequeñas y fáciles de ocultar a la entrada.

Todos los cines del área de Los Angeles mostrarán pronto un anuncio advirtiendo de esta prohibición y de las consecuencias de infringir la nueva ley. Ésta toma en consideración las nuevas tecnologías e impedirá también la entrada con teléfonos móviles que dispongan de cámara. Así que, como dice Rethink, por lo menos en California, será pronto ilegal que entre usted en el cine con su móvil.

Lo que queda por averiguar es cómo California va a impedir que esto suceda en cualquiera de los otros 165.000 cines que existen en el resto del mundo. Hay leyes que no tienen mucho sentido o simplemente son imposibles de cumplir. ¿Pasarán, ciertos países, a convertirse en paraísos de los grabadores pirata, a los que no sólo se les permitirá la entrada con sus cámaras, sino que se les facilitarán las condisiones para el desempeño de su \”trabajo\”?

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios