BAQUIA

Nokia 1100: de móvil clásico a herramienta para delincuentes

Si usted conserva un teléfono Nokia 1100, sepa que no sólo posee un móvil clásico. También puede hacer con él un lucrativo negocio, siempre que deje al margen las consideraciones morales, ya que se están llegando a pagar hasta 25.000 euros por estas reliquias.

Estos teléfonos fueron lanzados al mercado en el año 2003, a un precio inferior a 100 euros. Se convirtieron en uno de los modelos más populares de la marca finlandesa, que llegó a vender más de 200 millones de unidades del 1100 y sus sucesores en todo el mundo.

El motivo por el que ahora se ha disparado su cotización no deja de resultar curioso. Al parecer, el software de ciertos modelos del Nokia 1100 permite interceptar las comunicaciones electrónicas de los bancos con sus clientes. Por este motivo, en foros frecuentas por hackers se están comprando a precios desorbitados.

La denuncia procede de la firma de seguridad holandesa Ultrascan Advanced Global Investigations, que empezó a investigar el asunto a partir de una consulta de la policía hace seis meses. Por entonces se empezaban a demandar estos teléfonos en ciertos foros de Internet y se pagaban 5.000 euros por ellos, cifra que ha ido aumentado.

En realidad, los compradores estaban interesados únicamente en los teléfonos producidos en una fábrica de Bochum (Alemania), pues el software incluido en ellos puede ser manipulado para interceptar las contraseñas que los bancos envían a sus clientes para acceder a sus cuentas bancarias.

El procedimiento del fraude es el siguiente: algunos bancos envían a sus clientes un código llamado TAN (Transaction Authentication Number), que se utiliza una sola vez para completar una transacción. Para evitar los ataques de phishing, algunos bancos envían este código a través de un mensaje SMS.

Es ahí donde entra en juego el Nokia 1100, que puede ser programado para suplantar el número de otra persona. De esta forma, el delincuente intercepta el código TAN y puede acceder a las operaciones bancarias de la víctima.

Según Ultrascan, varios grupos delictivos de Rusia, Marruecos y Rumania están llevando a cabo este tipo de operaciones, que han afectado a bancos de Alemania y Holanda.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios