BAQUIA

Nokia sigue perdiendo fuelle en sus resultados trimestrales

Nokia, el mayor fabricante de teléfonos móviles del mundo, está convirtiéndose en un fabricante de dispositivos de gama media y baja, a juzgar por sus resultados en el último trimestre de 2010, que llegan tras el despido de unas 800 personas hace poco más de un mes.

La cuota de mercado de la firma finlandesa en la gama de smartphones se ha reducido a apenas un 31 por ciento, menos de un tercio, después de que su esperado N8 no lograse hacerse con rivales como el iPhone, el amplio catálogo de dispositivos Android y las BlackBerry de RIM. Hace un año, la cuota de mercado de Nokia en ese sector era del 40 por ciento.

Los beneficios netos de Nokia en el último trimestre de 2010 cayeron un 16 por ciento, situándose en 745 millones de euros, frente a los 948 del último trimestre de 2009. Y la cosa no pinta mucho mejor para este 2011, porque la empresa espera empezar el primer trimestre por debajo de las previsiones de los analistas.

Los datos han avivado la preocupación por el futuro de la compañía, que advirtió que por delante se avecinan tiempos difíciles, incluyendo retrasos en el lanzamiento de su siguiente dispositivo de gama alta.

A nivel interno, Nokia ha cambiado en los últimos meses a su consejero delegado, fichando a Stephen Elop en Microsoft y perdiendo en el camino al líder de su división de smartphones, que anunció que se iría tras no recibir el puesto. Además, la Fundación Symbian no pasa por su mejor momento, y ha tenido que ser "rescatada" por la Unión Europea, que quiere tener un sistema operativo europeo en la primera línea de batalla.

Con todo, la empresa intentará reconducir la situación haciendo cambios en el consejo directivo, y confía en que los planes a largo plazo de Elop, que presentará el directivo en una reunión de accionistas el próximo 11 de febrero, logren devolverle a Nokia el prestigio de antaño.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios