BAQUIA

Observando al homo mobilis

El móvil se ha convertido en un objeto tan cotidiano que no le prestamos más atención que la necesaria para completar las diferentes tareas con el que lo asociamos, ya sea para atender llamadas, enviar un mensaje, sacar una foto o leer el correo. Y sin embargo, hay quien obtiene una gran cantidad de información por el mero hecho de observar y analizar cómo nos relacionamos con esta herramienta.

Es el caso de Jan Chipchase, un diseñador de Nokia que viaja por todo el planeta explorando la manera en que la gente interactúa con los teléfonos móviles, con el doble objetivo de mejorar su aparatos y llevarlos allí donde todavía hay oportunidades de mercado. En esta entrevista en la revista New Science devela algunos de sus muchos descubrimientos.

Chipchase capitanea un equipo de diseñadores, psicólogos y expertos en usabilidad que practican una disciplina que podría denominarse “antropología corporativa”, aunque él prefiere denominarla investigación de diseño, ya que el trabajo principal consiste en analizar cómo el diseño influye en el modo de vida de las personas.

Su primer trabajo fue una investigación en la que constató que casi cualquier habitante del planeta, sea cual sea su cultura, raza o edad, lleva encima tres objetos: llaves, dinero y un teléfono móvil (si es que posee uno), algo que podría denominarse como un kit de supervivencia elemental, ya que proporcionan respectivamente refugio, acceso a bienes y servicios y la posibilidad de solucionar una emergencia, si fallan las dos primeras opciones.

El equipo estudia el comportamiento de personas en comunidades poco desarrolladas, ya que curiosamente suelen ser individuos muy innovadores en la forma de utilizar un móvil, que para ellos tiene mucho más valor que en otros entornos. Por eso, no es extraño que en estas zonas los investigadores a veces adivinen características o funcionalidades que luego se convertirán en elementos usados masivamente en cualquier mercado.

Chipchase también relata algunas curiosidades relacionadas con el uso de los móviles. Por ejemplo, en Uganda las tarjetas prepago se utilizan como sustituto del dinero; en Guinea no es extraño trucar las tarjetas SIM para que funcionen con dos operadores a la vez. También destaca la rapidez con que se extienden las técnicas de pirateo de móviles en la comunidad hacker internacional, de modo que en solo una semana puede llegar a las calles de cualquier país del mundo.

Quien quiera seguir conociendo el peculiar trabajo de este investigador, puede hacerlo a través de su blog, Future Perfect.

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios