BAQUIA

Oh là là, qué dispagatéé!

España no es el único país donde algunos escuchan trinos y los confunden con cañonazos… En Francia, el Ministerio de Interior y aspirante a la presidencia, Nicolas Sarkozy, ha aprobado una ley que prohíbe la difusión de imágenes violentas a todo aquel que no sea periodista profesional, para evitar, dice, que se extiendan las agresiones que se filman y se difunden por la Red. El gobierno propone además crear una especie de certificación para páginas web, servicios de alojamiento de blogs, operadores de móvilese ISPs, que les identificaría como fuentes oficiales de información, bendecidas por el gobierno, siempre que cumplan determinadas reglas. La medida permite plantear tantas dudas que hace que su utilidad sea francamente incierta:

¿Alguien va a controlar los miles de vídeos que se suben a YouTube y sitios similares? ¿Qué se considera violencia y qué no?

En caso de que lo hicieran, ¿la maquinaria judicial se va a poner en funcionamiento para emprender acciones legales contra los autores?

¿Podrán los periodistas profesionales filmar y difundir con total impunidad cualquier acción violenta, puesto que la ley les ampara? ¿Incluirán las facultades de Ciencias de la Información una asignatura de Filmación de Actos Violentos?

¿Acaso si hubiera existido antes esta ley no se hubieran producido los terribles actos de violencia social que sacudieron Francia hace algo más de un año?


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios