BAQUIA

Opera duplica sus descargas gracias a la ventana de opciones de Windows

Todos los usuarios que se compran un ordenador con Windows desde primeros de mes ven una ventana en su equipo que les da a elegir qué navegador quieren utilizar por defecto para acceder a Internet.

Esta opción, conocida como browser ballot, fue impuesta a Microsoft por la Unión Europea, que considera que incluir Internet Explorer como navegador predeterminado equivale a aprovechar su posición de dominio en el mercado de sistemas operativos.

Y transcurridas apenas unas semanas desde el estreno de la norma, el primer beneficiado ha sido Opera, un programa de software libre que siempre tuvo la bendición de los desarrolladores, pero que se quedó rezagado en la carrera por el mercado masivo.

A principios de marzo el líder entre los navegadores seguía siendo Internet Explorer, seguido por Firefox y el Chrome de Google, un recién llegado que está ganando terreno a marchas forzadas. Por detrás quedaban Safari, el navegador de Apple, y Opera con un discreto 2,35 por ciento del mercado.

Resulta evidente que dar la opción de elegir navegador hace que la gente, pues eso, elija. Pero el drástico impulso que ha recibido el navegador noruego (un 215 por ciento más de decargas en España, por ejemplo), que siempre había sido más o menos minoritario, podría estar relacionado también con la popularidad de la que disfruta su navegador para móviles.

De todas formas, tampoco se crean que el viejo líder tiene los días contados, porque los expertos creen que Internet Explorer 9 puede reavivar una guerra que hasta ahora tenía toda su emoción en ver quién le arrebataba el trono a Microsoft.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios