BAQUIA

P2P para asegurar una Red demasiado vulnerable

La obsesión por la seguridad se ha implantado también en la Red. La amenaza del ciberterrorismo y la proliferación de ataques perpetrados por crackers, que han alcanzado sus máximo histórico según un estudio, han llevado a la National Science Foundation (NSF) estadounidense a impulsar un proyecto que unirá varias universidades para diseñar una nueva infraestructura para Internet, más descentralizada y menos vulnerable.

Con las reservas que provoca un estudio sobre el incremento de la inseguridad realizado por una empresa de seguridad, no parece descaminado sospechar que a medida que crece la Red y los hackers se pertrechan de nuevo \’armamento\’, proliferen los ataques informáticos. mi2g asegura que en septiembre se han batido todos los récords de ciberataques (algo que ya dijo en agosto). Este mes se han producido nada menos que 9.011 ataques a sitios web, un fuerte incremento respecto a agosto (5.830) o al mismo mes del año anterior (816).

Como quiera que según el informe de mi2g \”existe una creciente antipatía hacia Estados Unidos en el mundo digital\” —algo que también se puede afirmar sin riesgos de buena parte del mundo real—, este país sufre las mayores amenazas cibernéticas. Los dominios de EEUU han recibido 4.157 ataques con éxito, superando con creces los 835 ataques contra sitios brasileños, los 376 alemanes o los 285 indios. Las computadoras del Congreso, de los Departamentos de Agricultura y Educación, el Servicio de Parques Nacionales y los Goddard & Marshall Space Flight Centers fueron los blancos preferidos por los hackers maliciosos.

Se ha producido un aumento ostensible de los ciberatques desde los 269 registrados en 1998, según mi2g. En 1999 se produjeron 4.197, 7.821 en 2000 y 31.322 en 2001. A 25 de septiembre de este año, con 40.116, ya se habían superado los ataques sufridos el año pasado, por lo que se espera que en todo 2002 se alcance la espectacular cifra de 55.000 sitios web víctimas de vandalismo cibernético.

Esta creciente amenaza y la sensación de vulnerabilidad de una infraestructura de Internet sostenida por unas pocas redes troncales (backbones) está detrás del Infrastructure for Resilient Internet Systems (IRIS), un proyecto en el que con la financiación (12 millones de dólares) de NSF se embarcarán el MIT, la Universidad de California, el International Computer Science Institute, la Universidad de Nueva York y la Universidad Houston. La idea es trabajar en el uso distribuido de la tecnología (Distributed Hash Table; DHT) para desarrollar una nueva infraestructura de Internet más sólida.

Básicamente, se trata de distribuir tareas y datos entre numerosos servidores; así, si uno cae, la pérdida es mínima y todo sigue funcionando. Al igual que en las redes P2P (peer to peer; entre amigos), no existe un servidor central en el sistema que contenga una lista con la localización de todos los datos; cada servidor contiene una lista parcial sobre la ubicación de datos o ficheros. El trabajo consiste en encontrar el algoritmo que permita encontrar la información de forma rápida y sencilla y desarrollar un interfaz para acceder al sistema.

Con una Internet en que las computadoras fuesen capaces de almacenar y servir información a través de redes descentralizadas que no precisen ni administración ni punto central de control, los investigadores persiguen que gobiernos, instituciones y negocios se sienten seguros ante posibles ataques.

  • Más sobre el aumento de ciberataques en IT World y ComputerWorld


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios