BAQUIA

¿Pagaría 35.000 dólares por visitar la casa de Bill Gates?

Cada año Microsoft organiza una subasta entre sus empleados cuya recaudación se destina a fines benéficos, que incluye un recorrido por la casa de Bill Gates a las orillas del lago Washington, en Medina, cerca de Seattle.

El propio Gates actúa de anfitrión y guía de las visitas. ¿Acaso para vigilar que alguien deje escondido un iPhone o abra la nevera sin permiso? ¡No! Simplemente se trata de uno más de los atractivos del tour.

En la edición de este año, la puja se ha cerrado en 35.000 dólares (23.500 euros). El precio que un empleado de Microsoft ha considerado oportuno pagar para husmear en la futurista casa de su jefe casi multiplica por cuatro los 8.600 dólares que se alcanzaron en la subasta del año pasado.

Como no podía ser de otra forma, la tecnología es una constante en la casa de los Gates, construida con madera reciclada e integrada en el paisaje para minimizar el impacto ambiental y mejorar la eficiencia energética.

El silicio es otro material omnipresente en la construcción. Por toda la mansión se distribuyen hasta 100 microordenadores y su respectivo software, de modo que el visitante está rodeado de alta tecnología sin apenas percibirlo.

Los visitantes de la casa van equipados con un pin que detecta su presencia y les sigue por las diferentes estancias, de modo que pueden escuchar música o seguir su programa favorito de televisión mientras se mueven de una habitación a otra.

También la iluminación, la temperatura ambiente o las imágenes y cuadros virtuales de las paredes pueden personalizarse. Y aunque todas las funciones están automatizadas, siempre existe la posibilidad de acceder manualmente al control domótico de la mansión.

Si no trabaja usted en Microsoft, o si no dispone del tiempo o el dinero necesarios, y aún así tiene curiosidad por recorrer la casa del hombre más rico del mundo, puede conformarse con una visita virtual disponible en YouTube.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios