BAQUIA

Palm promete primas a sus directivos para que se queden

Cuando un barco se hunde, hay quien grita \”Sálvese quien pueda\” y sale corriendo, iniciando una estampida poco elegante hacia los botes salvavidas.

El vicepresidente de Software y Servicios de Palm, Michael Abbot, hizo algo parecido al anunciar que se marchaba de la empresa, antes insigne pionera del mundo de los smartphones y hoy castigada por malos resultados y modelos de móviles que no logran triunfar en el mercado.

Así que para evitar que la marcha de Abbot abra el camino a sus demás estrellas, la firma ha iniciado un \”programa de retención\” para algunos empleados clave, que si se quedan durante los próximos dos años ganarían acciones de la compañía y una prima de 250.000 dólares para recompensar su fidelidad.

Cada vez parece más probable que la firma necesitará un comprador si no quiere echar el cierre, y uno de sus principales activos para conseguir un precio satisfactorio es su talento, es decir, sus empleados.

Por eso, hay quien ve en esta propuesta un indicio de que ya habría un comprador, que quiere asegurarse de que su nueva adquisición no pierde valor con una fuga de cerebros inmediata.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios