Para qué prevenir el mordisco, si es más fácil matar al perro

La Deleting Online Predators Act (DOPA), un proyecto de ley que pretende impedir el acceso de los menores a las redes sociales desde lugares públicos en los Estados Unidos, tiene con la mosca detrás de la oreja a todos los potenciales afectados. El propósito (evitar el acoso de los pederastas) es loable, pero la ejecución deja mucho que desear, protestan los afectados.
Si la ley llega a aprobarse, como todo parece indicar, la FCC dispondrá de 120 días para definir qué se entiende por \”redes sociales\” y \”sitios web interactivos\”, donde podrían quedar englobados todos aquellos servicios que permitan una comunicaicón interactiva: wikis, blogs, correo electrónico, mensajería instantánea. Es decir, quedaría prohibido el acceso a prácticamente toda la Internet que los jóvenes utilizan hoy día. La medida sería especialmente grave en las comunidades pobres, donde los niños y adolescentes hacen uso de los accesos públicos.
Lo que realmente asusta de esta ley es que será el gobierno el que dictamine qué servicios son apropiados para quién. Es decir, se olvida la importancia de educar y se prima la de llimitar. Represión antes que educación: mala elección.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios