BAQUIA

Paranoia electromagnética

Arthur Firstenberg ha tenido la mala suerte de nacer en un siglo equivocado. Y es que este vecino de Santa Fe, en Nuevo México (EEUU), padece del llamado Síndrome de Sensibilidad Electromagnética, una enfermedad que le provoca todo tipo de achaques cuando su cuerpo se ve expuesto a las radiaciones que emiten antenas, móviles, routers y demás cacharros electrónicos.

Tan aquejado parece el hombre de su mal que ha tenido que abandonar su hogar, previa denuncia a su vecina por negarse a desconectar su iPhone por las noches, e irse a vivir al coche, ya que tampoco puede tolerar el WiFi instalado en la mayoría de los hoteles. Suerte que en Nuevo Mexico siempre podrá mudarse al cercano desierto, donde las únicas vibraciones que podrían perturbarle son las de las colas de las serpientes de cascabel.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios