BAQUIA

Periodistas en evidencia

Para los malos estudiantes, Internet se ha convertido en una mina de oro a la que pueden acudir para resolver sus deberes y obligaciones académicas con el mínimo esfuerzo. Claro que no tiene nada de malo recurrir a Internet para consultar cualquier clase de información, pero lo que es reprobable es limitarse a reproducir lo que otros escribieron, y no molestarse en razonar o investigar por cuenta propia.

Parece que una actitud similar empieza a extenderse entre el colectivo de periodistas, como ha puesto en evidencia un estudiante irlandés que coló en la Wikipedia unas falsas declaraciones de Maurice Jarre, que fueron reproducidas en el obituario del músico en diarios de todo el mundo. ¿Un periodista se conforma con ver algo escrito en Internet para darlo por válido? ¿La necesidad de informar 24/7 provoca una disminución en el rigor y la veracidad de las informaciones? Un simple estudiante ha puesto patas arriba el código deontológico de la profesión.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios