BAQUIA

Pink Floyd demanda a EMI por las ventas de sus temas online

Normalmente, cuando un grupo pone una demanda relacionada con la distribución por Internet de su música, suele ser que contra la tienda o el sistema que la ofrece.

Sin embargo, Pink Floyd ha denunciado a EMI, su productora, por un motivo artístico y otro económico.

El primero es que, según afirma el grupo, sus contratos tenían una cláusula que impedía a la discográfica distribuir sus canciones por separado o en listas distintas que las de sus álbumes originales. Precisamente la venta de canciones por separado es uno de los atractivos de iTunes, porque sale más barato comprarse el tema que nos guste que las diez canciones que sólo nos entretienen.

Los músicos aseguran que desmontar sus discos es destrozar su visión artística, porque un álbum es una pieza indivisible, y muchas de sus canciones se solapan o complementan con otras. Y EMI alega que cuando firmaron el contrato, hace ahora diez años, iTunes ni siquiera existía y por lo tanto esa cláusula no se puede aplicar.

La segunda queja del grupo es más de andar por casa: no están conformes con el porcentaje de derechos de autor que les paga la discográfica por las ventas a través de Internet.

No es la primera vez que este tema despierta polémica, porque por un lado la industria del entretenimiento intenta compensar las pérdidas de ventas de soportes físicos, y por otro, los artistas creen que no se les paga suficiente por los formatos digitales. Hace dos años, el sindicato de guionistas de Hollywood hizo huelga durante meses por este tema.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios