BAQUIA

¿Podemos?

Poca gente podrá decir que está enamorada (platónicamente) de su jefe. Y los que lo hagan en el fondo pueden considerarse afortunados, porque será señal de que disfrutan de un entorno laboral en el que expresiones como “motivación”, “compromiso” o “sentimiento corporativo” no les son del todo ajenas.

Claro que esta situación, como explica Óscar Sánchez en este artículo, no es la habitual. Por eso, afirma, sería necesario que en las empresas existiera el puesto de Responsable de Sentimiento Corporativo (RSC), quien se ocuparía de velar por la existencia de emoción, compromiso, felicidad y sentimiento en el proyecto y en la empresa. Vamos, algo así como trasladar a las oficinas el espíritu que emana la selección española en esta Eurocopa. Difícil, pero no imposible.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios