BAQUIA

Polémico decálogo

La polémica de la semana nos la trajo Tim O’Reilly, ilustre personaje de la Red un tanto oscurecido en los últimos tiempos y tal vez necesitado de un subidón de popularidad. No tienen más que hacer la siguiente breve comprobación: fíjense en el número de comentarios que hay en su blog antes, durante y después del post que tanta cola ha traído. El caso es que O’Reilly ha propuesto un código de conducta para los blogueros, que unos califican de innecesario, y otros de perogrullesco. Por ejemplo, es evidente que los que escriben un blog deben hacerse responsables de sus palabras, ¿pero también de los comentarios que reciben?


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios