Políticos y redes sociales, condenados a entenderse

Poco han cambiado en los últimos años las estrategias de los partidos políticos a la hora de captar el voto ciudadano cuando se acercan unas elecciones. En España estamos saturados de contemplar la repetida estampa del político que sale a la calle a medianoche armado con una escobilla y un bote de engrudo, para empapelar una pared -con mayor o menor fortuna- con carteles propagandísticos de su partido. Suele considerarse este tradicional acto el pistoletazo de salida de toda campaña electoral, que luego continúa con anuncios en radio, prensa y televisión, mítines y demás actos mediáticos. ¡Hay que modernizarse, amigos!
En Estados Unidos, siempre a la vanguardia tecnológica, algunos políticos se están dando cuenta de que es más importante aparecer en YouTube y MySpace que en las vallas publicitarias. Hay que buscar al ciudadano allí donde éste se mueve, y ahora mismo no hay sitio más cotizado que las redes sociales. Hace un par de años, el candidato demócrata a la presidencia de los EEUU, Howard Dean, revolucionaba la concepción de las campañas con su blog, un escaparate utilizado para ilusionar y movilizar a sus simpatizantes. Ahora los políticos más audaces, como el aspirante a gobernador de California, Phil Angelides, miran a las redes sociales, herramientas gratuitas y de enorme poder viral. En ocasiones (contadas ocasiones) parece cierto aquello de que el objetivo de los políticos es acercarse al ciudadano. Más


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios