Pon música y alegría en las iglesias

Las iglesias están medio vacías, y necesitan dinamizar sus eventos, que son por lo general aburridos y faltos de técnicas de motivación. No digo que no son importantes los contenidos, que seguramente para los fieles que acuden lo son y mucho. Pero lo que está claro es que nuestras iglesias están desiertas, no va la gente, y se está produciendo un distanciamiento profundo entre la sociedad y la institución eclesiástica. Pero se puede arreglar, y son los emprendedores los que tienen la solución.

Alguno dirá que la iglesia no tiene por qué actuar para remediar tal situación. Al fin y al cabo, los no fieles tendrán su camino. Pero si analizamos el fin último de los discursos de nuestros párrocos y curas en nuestras iglesias, éste no es más que llevar el mensaje del Señor a cuantos más mejor.

Y en ese sentido, la audiencia y público de las iglesias necesitan ayuda para poder seguir al ponente en cuestión, y en este caso, el cura necesitaría incorporar nuevos dotes de coaching y técnicas para hablar en público. Y la música puede ayudar a llevar el mensaje. Alternando los sermones y mensajes con actuaciones musicales, la audiencia se lo pasaría mejor, lo asimilaría más y se llevaría la experiencia a casa. Pasaríamos de una asistencia a la iglesia sin pena ni gloria a una inolvidable experiencia con sentimiento.

Se trata de hacer llegar a cuantos más el mensaje, para que actúen luego como embajadores. Podría suceder que los que fuesen a las iglesias contaran a sus amigos: “Es que el otro día tuvimos una sesión del párroco majestuosa. Hablaba con tanta claridad, sinceridad y realismo que me llegó al corazón todo el mensaje. Y encima, cantamos y escuchamos música como si estuviéramos en un paraíso terrenal”. Y la gente volvería a pisar las iglesias, se llenarían y cantarían sus canciones con entusiasmo y alegría.

¿Pero quien puede llevar la música y alegría a las iglesias? Los emprendedores. Se trata de crear una empresa que visite a las instituciones eclesiásticas de alto nivel, ofreciéndoles un plan para llenar los templos a un coste muy asequible. Además, se potenciaría la cultura ofreciendo la posibilidad de que fueran grupos locales los que se encargasen de ofrecer la música y el espectáculo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios