BAQUIA

Ponga golf en su negocio y gane

Quizás la imagen de un presidente de compañía -de una gran compañía, se entiende- jugando al golf y fumando un puro mientras cierra un trato no sea la mejor representación de los negocios de este siglo. Sin embargo, si tenemos que creer a Business 2.0, las consultoras Bearing Point y Accenture consideran que la imagen sigue siendo válida.

Bearing Point lleva tres años, desde cuando aún era KPMG, manteniendo en su nómina especial al golfista Phil Mickelson, que ha sido protagonista en los anuncios de televisión y en los eventos organizados por la compañía y que, en la mayoría de los casos, se han realizado alrededor de un campo de golf. Phil ha actuado de embajador de la compañía dando cursos de golf a primeros espadas de las mejores compañías estadounidenses, clientes actuales o potenciales, que han servido para ayudar a la empresa a fidelizarles. Con un 90% de retención de clientes, parece que la contribución es efectiva.

Ahora que la economía americana crece por encima del 7%, las empresas de consultoría vuelven a estar de moda y Bearing Point quiere estar en el grupo de las que crecen. Al parecer, en España les ha faltado la habilidad que han demostrado sus colegas americanos y el reciente cambio en su cúpula no es más que un inicio del cambio que la matriz quiere imponer.

Siguiendo la estrategia de su competidor, Accenture acaba de contratar ni más ni menos que al rey de los campos de golf, Tiger Woods. Tiger participará, de ahora en adelante, en la mayoría de las campañas publicitarias de Accenture, y a buen seguro más de un presidente o consejero delegado querrá cerrar su contrato de outsourcing con Accenture mientras juega una ronda bajo la atenta mirada del astro Woods.

El mundo el golf y el de la tecnología nunca habían estado especialmente próximos, al margen de la afición al primero de los miembros distinguidos del segundo. Sin embargo, las decisiones de las dos grandes empresas norteamericanas de integración de sistemas pueden desatar una verdadera pasión por este tipo de promociones.

Con contratos de outsourcing de cientos de millones de dólares, es posible fichar para el departamento de marketing a cualquier profesional de golf o de cualquier otro deporte. Jugar al golf puede ser otra parte del currículum a cuidar. Esperemos que empresas como GolfSpain puedan aprovechar el tirón y convertirse en soporte publicitario de este tipo de campañas.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios