BAQUIA

¿Por qué Linux? (1ª parte)

Hola de nuevo.

Antes de nada agradeceros todos vuestros comentarios e interés, ¡muchas gracias!

En el artículo anterior vimos a grandes rasgos qué es Linux. Sin embargo, muchos usuarios que estén satisfechos con sus ordenadores actualmente se preguntarán si tiene sentido el cambio. En otras palabras: “¿Qué gano yo por dejar Windows para usar Linux?”

Como comprenderéis, yo considero que hay mucho que ganar, pero tengo claro que hay muy diversos tipos de usuarios con muy diferentes tipos de necesidades, y lo que para unos puede ser una maravilla, para otros puede resultar un fastidio. Por tanto, voy a explicar ciertos conceptos que nos permitirán ver cuáles son las ventajas y puntos fuertes de Linux. También veremos aquellos puntos que pueden suponer un problema para ciertos usuarios, y así que cada cual pueda decidir por si mismo.

En esta ocasión es inevitable hablar de ciertos conceptos técnicos, pero intentaré explicarlos de la forma más sencilla posible.

En mi opinión, estas son las ventajas o puntos fuertes de Linux, sin orden concreto:

Código abierto

Linux parte del fundamento que había asentado el proyecto GNU iniciado por Richard Stallman. A muy grandes rasgos, digamos que esto abrió la posibilidad para que Linux Torvalds, reconocido como creador de Linux, pudiera crear este sistema operativo con licencia GPL. Es por ello que los elementos principales de Linux son completamente libres para ser distribuidos, utilizados y modificados por cualquiera dentro del ámbito de la propia licencia libre.

Para un usuario normal esto se traduce en que no es necesario pagar por las licencias de la mayor parte de las distribuciones de Linux. Algunas, como Ubuntu, incluso se prestan a enviar al usuario final CDs o DVDs de forma gratuita.

Sin embargo, quiero enfatizar algo que considero importante sobre este punto. La comunidad Linux trabaja sin descanso para mejorar el propio sistema operativo y las aplicaciones con las que cuenta. Una gran mayoría de los proyectos son altruistas, por lo que cualquier ayuda es bienvenida. Invito a aquellos que probéis Linux a que, si os gusta, intentéis poner vuestro granito de arena para ayudar a la comunidad, simplemente difundiendo lo que os ha gustado, ayudando como podáis en cualquiera de los muchos proyectos en activo, o incluso haciendo donaciones. ¡Hay muchas formas de ayudar!

Multiusuario

Linux, como UNIX, es un sistema que fue concebido para ofrecer un entorno multiusuario. En otras palabras, se ideó entendiendo que muchos usuarios lo usarían al mismo tiempo. Este concepto se mantiene completamente intacto a día de hoy, y es realmente útil, especialmente cuando se trata de servidores. Sin embargo, los usuarios de PCs también pueden sacar partido de esta ventaja. Dos pequeños ejemplos para ilustrar este concepto:

1) Un usuario está trabajando desde su casa con su PC, como lo hace habitualmente. Mientras tanto, otro usuario con acceso a ese PC puede acceder desde su oficina, con su propia cuenta, en una sesión independiente. No sólo esto es posible de forma nativa en Linux, sino que el rendimiento del PC apenas sufre.

2) Si un usuario bloquea su sesión porque no va a utilizar su PC momentáneamente, otro usuario con acceso a ese PC puede abrir su sesión sin necesidad de cerrar la sesión bloqueada. Así, el usuario que bloqueó su sesión inicialmente la mantendrá activa y trabajando normalmente, sin perder nada.

Como veis, conceptos muy útiles y prácticos, aunque hay muchos más casos en los que este concepto es favorable.

Multitarea

En parte como consecuencia del concepto anterior, Linux tiene una fuerte tendencia a ser un sistema operativo multitarea. De nuevo, Linux, como UNIX, fue ideado desde sus orígenes para procesar multitud de trabajos a la vez.

A efectos del usuario Linux esto se traduce, entre otras cosas, en una gran capacidad para ejecutar multitud de aplicaciones sin que eso conlleve una reducción de rendimiento o de estabilidad en el PC. Cualquier usuario puede comprobar esto fácilmente en su uso diario. Yo mismo he estado navegando por Internet mientras escuchaba música, grababa un DVD, codificaba vídeo y a la vez mantenía otras tantas aplicaciones abiertas. No sólo Linux se mantenía estable, sino que además no sufría demasiado en cuanto a rendimiento. Ese tipo de actividad es inviable o suele acabar en errores cuando se intenta en sistemas Windows, por ejemplo.

Seguridad

Linux es uno de los sistemas operativos más seguros. Su arquitectura incluye elementos que le confieren esta seguridad. Por ejemplo, su flexible sistema de permisos garantiza que se eviten accesos no deseados/permitidos. Por ello es muy difícil que haya aplicaciones que se ejecuten de forma descontrolada o fraudulenta, y casi imposible que se mantengan activas en el tiempo.

El propio concepto de instalación de software en Linux le confiere una seguridad extra. La instalación de aplicaciones en Linux pasa por un sistema de repositorios controlados desde los que bajar software es completamente seguro. Nada de visitar páginas web de dudoso origen para instalar aplicaciones. Además, como se trata de software libre, no existen transacciones que requieran transferencia de datos personales, o de una tarjeta de crédito, así que podemos estar tranquilos.

Sin virus

Este punto tiene que ver en parte con el anterior, ya que los virus pueden convertirse en un dolor de cabeza para los administradores de sistemas, o simplemente para cualquier usuario normal.

Los virus en Linux carecen de relevancia, por ello no se usan antivirus. El sistema de seguridad del propio sistema operativo se asegura de que ningún proceso se ejecute sin permiso. No sólo no se ejecuta la primera vez, sino que incluso si el usuario permitiera la ejecución por error, la seguridad del sistema impide que se ejecute indefinidamente. Esto es una gran ventaja frente a sistemas como Windows, ya que los antivirus “decentes” suponen un gasto y tienen un alto impacto en el rendimiento de un PC.

Sin embargo, hay que decir que es siempre el propio usuario quien supone el punto más débil en lo que a seguridad se refiere. Dicho de otra forma, si un usuario ejecuta un virus de motu propio, es imposible que el sistema pueda evitarlo. Obviamente, Linux también puede ser vulnerable a un mal uso, pero en mucha menor medida que un sistema Windows.

(Continúa)


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios