BAQUIA

¿Por qué se cae GMail?

El servicio de correo GMail tuvo ayer problemas de funcionamiento durante algunas horas en todo el mundo. Aunque los usuarios pudieron leer los correos en su bandeja de entrada, un mensaje les advertía de la imposibilidad de acceder a la agenda de contactos. En un mes, es la segunda vez que GMail presenta problemas, después de que el pasado 1 de septiembre el servicio se cayera durante horas, al sobrecargarse tras la desconexión de algunos servidores para tareas de mantenimiento. La caída del 1 de septiembre fue calificada por Google como ”un problema grave”, y afectó a millones de usuarios durante dos horas. Más atrás este año, en febrero, también Gramil dejó de funcionar durante unas horas. De momento Google no ha ofrecido ninguna explicación oficial sobre el último incidente. Únicamente anunció ayer en su página de asistencia que era consciente del problema y estaba trabajando por resolverlo. A falta de la explicación oficial, muchos usuarios recurrieron a Twitter y Facebook para dar cuenta del incidente y comentar sus impresiones. Se especula otra vez con una sobrecarga en los servidores. Pero mas allá de una posible muerte por éxito, hay quien se plantea si Google no debería tomarse un respiro en su continuo afán por lanzar nuevos productos, y dedicar más tiempo y recursos a consolidar sus servicios más populares, utilizados a diario por millones de usuarios, como GMail o Google News, que también ha tenido problemas esta semana. Pero los repetidos fallos de GMail pueden empezar a convertirse en un serio problema para la reputación de Google no tanto entre los usuarios particulares (afortunadamente para Google, pocos se plantean volver a Hotmail), sino en el mercado corporativo. Recordemos que muchas empresas son clientes del paquete de aplicaciones Google Apps, que incluye al propio GMail, más Google Calendar, Google Docs y Google Sites, entre otras herramientas ofimáticas. Por ejemplo, el prestigio blogger Om Malik escribe en su blog GigaOm que trabajar con Google Apps equivale a “jugar con fuego”. Una y otra vez, afirma Malik, Google ha demostrado que su oferta de software corporativo es menos fiable que el de otras compañías, perjudicando los procesos de trabajo de su empresa. Su pataleta es justificable dado que su empresa es cliente de pago de Google Apps. Para Mailik es un error que la ciudad de Los Angeles o hasta el mismo gobierno de los EEUU estén confiando en los servicios on the cloud de Google, ya que cree que no está preparada para ofrecer un servicio fiable… ni siquiera en el correo electrónico. Ya hasta se ha inventado un término para referirse a estos incidentes: GFail. Malo para la credibilidad de Google: perder la confianza de sus usuarios es lo peor que le puede suceder a una empresa tecnológica.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios