BAQUIA

Preciocracia.com: donde el comprador pone el precio

Todos sabemos como funciona la venta de muchos productos: el vendedor fija un precio, y los consumidores que pueden lo pagan. ¿Es utópico pensar que se puede dar la vuelta a este sistema? Los creadores de Preciocracia.com piensan que no. Esta web se basa en el principio de que es el mercado (los consumidores) el que establece el precio de los productos. Cada usuario publica lo que necesita y el precio máximo que está dispuesto a pagar. Después sólo tiene que esperar a recibir las ofertas ajustadas a su petición. También las empresas dadas de alta reciben avisos si algún usuario solicita un producto de su catálogo. Se trata de un proyecto lanzado por los responsables de tablondeanuncios.com. Uno de sus creadores, Rafael López Casado, resume desde su blog los principios que describen el proyecto:

  • Preciocacia crece alrededor de los compradores, no de los vendedores. Se basa en el hecho de que los compradores son los que tienen la última palabra en la acción de compra…
  • Preciocracia son compradores encontrando vendedores y no vendedores capturando compradores. Preciocacia se basa en el mercado, no en el marketing.
  • Preciocracia se construye alrededor de verdaderos mercados abiertos. En Preciocracia, el comprador es el que comunica al mercado lo que necesita y los vendedores compiten por conseguir la venta.
  • Preciocracia es algo más que meras transacciones. la conversación, la reputación, la autoridad y el respeto son importantes; y son virtudes que han de ser ganadas por el vendedor y que el comprador otorga y no valores que el vendedor acuña en la mente de los compradores a traves de la publicidad y el márketing.

Una posibilidad que parece no contemplada en la web es la opción de vender de particular a particular. En este sentido no se trataría de un sitio de compraventa entre particulares ni de trueque. Obviamente, es un sistema que interesa mucho a los consumidores. El desafío será conseguir que interese también a las empresas. Para ello deberían “bajar” al nivel de atender las peticiones de los consumidores, opción. Por el momento, tampoco parece haber llamado demasiado la atención de los consumidores, a la vista de la escasa cantidad de ofertas publicadas en las diferentes secciones, algunas de ellas totalmente vacías. Es cuestión de darle tiempo. Además de un diseño un tanto más puesto al día, ayudaría mucho un canal vía Twitter o Facebook para promocionar, compartir y difundir sus ofertas: aunque hay una aplicación para enviar a ambos canales las ofertas, por ahora no hay un perfil corporativo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios