Predice y acertarás

Hablar del futuro tiene la ventaja de que cualquier predicción, por disparatada que parezca, tiene muchas probabilidades de convertirse en cierta. No hay más que comparar nuestro estilo de vida actual con el que llevaba la generación de nuestros abuelos. ¿Acaso no les hubiera parecido ciencia ficción lo que un viajero del tiempo, enviado desde nuestros días, les hubiera descrito como habitual en 2006? Lo que ayer era fantasía e imaginación hoy es cotidiano, y mañana arcaico. Por eso no debemos asombrarnos si algún día tenemos cita en el quirófano con un robot, o si decidimos tirar un tabique de la casa para instalar un televisor gigante de plasma. Es sólo cuestión de tiempo que cosas como estas (y más inverosímiles si lo desean) sucedan. ¿Cuánto tiempo? Eso ya no lo sabemos, que una cosa es aventurar, y otra concretar.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios