BAQUIA

Prensa 2.0: ¿Comunidad participativa o mero aumento de visitas?

Uno de los grandes baluartes de la prensa actual es su progresiva adaptación a los esquemas de la Web 2.0, un modelo mediante el que el internauta deja de ser un sujeto lector y pasivo para formar parte de la comunidad y, en definitiva, del contenido informativo.

A día de hoy, los dos grandes diarios españoles (El País y El Mundo) no contemplan la herramienta 2.0 por excelencia: los comentarios. Sin embargo, el resto de diarios, por lo general, sí que contemplan esta opción en sus páginas web. El desarrollo de esta medida permite a los lectores, entre otras muchas cosas, plasmar sus impresiones sobre una noticia o crear una pequeña comunidad virtual. Y no hay nada más beneficioso para la información que el hecho de que sus receptores la complementen con diversos datos aportados y juicios de valor.

Sin embargo, cabría preguntarse hasta qué punto los diarios creen en este tipo de participación. Parece que algunos se han amoldado a ello casi por pura obligación, mientras que otros –los más listos- lo han hecho conscientes de la gran ventaja de la 2.0: el aumento de visitas. Y es que antes un lector podía visitar una noticia una única vez, pero si ahora esa noticia comienza a generar comentarios y contenido, cada usuario la visitará más veces y el contador de visitantes aumentará de forma exponencial.

Sería interesante, pues, saber qué diarios no sólo han aprovechado el aumento de visitas, sino que también valoran positivamente los comentarios. Uno de los aspectos que determina su importancia y la implicación de los periódicos online con esta tecnología es su política de moderación de comentarios. Si hacemos un brevísimo recorrido, vemos que la mayoría de los diarios salen de este atolladero con un escueto mensaje de que no permitirán comentarios que violen las leyes españolas, un aviso justo pero quizá demasiado escueto e impersonal para un diario que pretende hablar de tú a sus lectores. Otros, directamente aseguran que, con criterio totalmente subjetivo, eliminarán los comentarios que no crean merecedores de estar allí. En algunos –pocos- medios, se permite todo por defecto, aunque si algún comentario excede lo permitido acaba siendo eliminado, pero siempre a posteriori.

Otro aspecto a tener en cuenta en la política Web 2.0 de los diarios y demás medios es su aparición en las redes sociales. Algunos –los menos- lo usan como una forma de interactuar e incluso dialogar con sus posibles lectores y sumergirse en la pequeña comunidad que la red social en cuestión les ofrece. Sin embargo, muchos otros usan las redes sociales como mero contenedor de RSS informativos de las novedades en la web, algo que no es malo a nivel informativo pero sí a nivel de interactividad y diálogo, dos premisas básicas de la Web 2.0.

En plena eclosión y asentamiento de los medios de comunicación en las plataformas digitales, el panorama se presenta tan interesante como disperso. Las estrategias y actitudes de estos medios serán las que determinan quién sale victorioso de esta experiencia y quién derrotado.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios