BAQUIA

Prepárense: en diciembre se enviarán 78.000 millones de correos basura

El correo electrónico basura se multiplica todos los años con la llegada de las navidades, pero los expertos informáticos advierten de que esta podría ser la temporada más abundante y larga de spam jamás vista.

Mientras los comerciantes abastecen sus tiendas con las decoraciones para la temporada de fiestas, que en EEUU comienza ahora, los spammers o propagadores de correos basura arremeten contra los buzones de los internautas con falsas promesas ajustadas al espíritu navideño.

Según advierten compañías dedicadas a la comercialización de software antispam, este año el spam podría ser todavía más pegajoso.

La plaga no hace sino crecer, como prueban los datos facilitados por IronPort Systems, una empresa que indica que en octubre se enviaron, como media, 62.000 millones de mensajes basura diarios, el doble que el año anterior en esas fechas.

Mientras tanto, MessageLabs señala que el 88,7% de todo el correo electrónico que se envió durante ese mes era no solicitado, un porcentaje que se acercará al 90% a medida que se vaya cerrando el año.

IronPort Sytems predice que el número de mensajes de correo basura se acercará, como media, a los 78.000 millones al día en diciembre, es decir, prácticamente el doble que el año pasado.

Y es que los spammers cada vez usan técnicas más difíciles de frenar, como programas que permiten hacerse con el control remoto del ordenador infectado para copiar ficheros o robar contraseñas, una de las mayores amenazas para los PC, según un informe reciente de Microsoft.

Ésta publicó hace unas semanas un estudio en el que señalaba que había encontrado más de 43.000 nuevas variantes de código maligno en la primera mitad de 2006, lo que lo convierte en la categoría de software nocivo más activa.

Así las cosas, la predicción de Bill Gates, que vaticinó en 2004 en el World Economic Forum de Davos que en dos años se acabaría con esta plaga, suena ahora a chiste.

Desde entonces se ha intentado de todo. Desde iniciativas para pagar por cada correo electrónico (una especie de sello informático) hasta complicados logaritmos o filtros que, si bien muy potentes, dejan escapar un porcentaje que, aunque reducido, es suficiente para molestar al internauta.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios