BAQUIA

Problemática de la imposición indirecta en el comercio electrónico

Los sistemas tributarios actuales resultan poco adecuados ante las situaciones que rodean a la nueva sociedad de la información. La posibilidad de ajustarlos a esta nueva sociedad generaría grandes ineficiencias. Concretamente, el comercio electrónico genera un gran problema al sistema tributario, al no estar adaptado a la normativa tradicional.

Dificultad en la homologación de la normativa

En Estados Unidos existe una moratoria fiscal en los gravámenes internos indirectos, además de defenderse la continuidad de la moratoria en el caso de las aduanas cuando se refiere a bienes digitales. Esto significa que los impuestos que se aplican son muy bajos o nulos, lo que favorece claramente la posición de Estados Unidos en materia de comercio electrónico frente al resto del mundo.

Por otro lado, en la Unión Europea se ha rechazado la creación de nuevos tributos específicos para el comercio electrónico, porque el IVA es un impuesto que se adapta perfectamente a esta modalidad de comercio. En el área de la UE, las mercancías online reciben el mismo tratamiento que las ventas a distancia, siempre que sean suministradas mediante envío tradicional.

Esto indica la dificultad de establecer una normativa común, que en su caso, deberá establecerse a través de una autoridad tributaria internacional con poderes suficientes para someter al comercio electrónico con impuestos a nivel internacional. Por tanto, son fundamentales los acuerdos que se puedan alcanzar tanto por parte de la Unión Europea (UE) como por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El bit tax es un buen ejemplo de la dificultad de adaptar la normativa

En algunos casos, se ha defendido la implantación de un gravamen en función del número de bits, lo que se conoce con el nombre de bit tax. Esta propuesta implica una serie de inconvenientes que hacen imposible su aceptación:

  • Se acaban gravando más aquellas transacciones repetidas que sean de pequeño valor que una única transacción de un valor grande. Lo mismo ocurrirá con aquellos archivos que estén comprimidos de los que no lo están.
  • Las transacciones se están valorando por el número de bits, y no por el valor real de la misma.
  • En muchas ocasiones estará gravando simplemente comunicaciones que no tienen una finalidad comercial.

Impuesto sobre el valor añadido

Entre los impuestos de imposición indirecta nos hemos centrado en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). Es un impuesto que grava las operaciones comerciales, y como tal, recae también sobre las operaciones de comercio electrónico, por lo que será fundamental realizar los ajustes pertinentes en la normativa.

A continuación se señalan los principales problemas a los que se tiene que enfrentar el IVA a causa del comercio electrónico. Un aspecto esencial del IVA es el hecho de diferenciar entre operaciones intracomunitarias, cuando el prestador del servicio y el cliente pertenecen a la UE, y operaciones extracomunitarias, cuando el prestador o bien el cliente proceden de fuera de la UE.

  • Hablar de bienes digitalizables plantea problemas al distinguir entre bienes, de carácter corporal, y servicios, operaciones no referidas a bienes corporales. En el caso de ventas a distancia con consumidores finales de otro Estado miembro, se aplicaría el impuesto en función del volumen de negocio, pero si se transmiten vía electrónica no se podrá aplicar de esta manera. Existe por tanto la dificultad de calificar las aplicaciones.
  • Otro problema importante es dónde situar el lugar de la operación con la mayor deslocalización de los servicios existente, debido al desarrollo tecnológico. El mayor problema se presenta cuando el proveedor está localizado fuera de la UE. En este caso las operaciones se localizarán en la sede del destinatario, siendo éste el sujeto pasivo. Cuando los dos sujetos pertenezcan a distintos Estados miembros, se aplicará un IVA comunitario.
  • Para cumplir todas las obligaciones tributarias derivadas del comercio electrónico, los operadores que no sean comunitarios, deberán registrarse en la UE. El problema aparece al decidir si el registro debe realizarse en un único Estado miembro determinado, o bien en todos aquellos donde se realicen las transacciones. En el primer caso, se provocaría el registro en aquel Estado en el que la tasa impositiva fuera más baja, desfavoreciendo a los demás Estados. Lo que parece más conveniente es un registro múltiple en los Estados de la UE.
  • Aparece otra dificultad a la hora de identificar el destinatario de las operaciones. Habrá que determinar si se trata de un empresario, que no debe repercutir ni ingresar IVA, o bien de un consumidor final, al que se le debe repercutir el impuesto e ingresarlo.
  • Se necesitarán herramientas que permitan tener conocimiento de operaciones realizadas online en las que un operador no comunitario preste un servicio a un consumidor final de la UE. Para ello se pretende establecer una responsabilidad que recaiga sobre el destinatario cuando no se haya repercutido el IVA en la operación.
  • La determinación de si el consumo se produce en la UE es también un problema cuando se trata de gravar un impuesto. Se deberá poder verificar de forma segura el lugar donde se ha producido el consumo. En tal caso se podrá establecer la presunción, en función del domicilio del destinatario.
  • Existe también la dificultad de establecer si se trata o no de un establecimiento permanente, para la localización de los operadores comunitarios, así como para determinar si los operadores no comunitarios disponen de un establecimiento permanente dentro de la Unión Europea.
  • A través de la modificación de la Sexta Directiva del IVA (Directiva 77/388/CEE), mediante la propuesta de 7 de Junio de 2000, se pretende eliminar la ventaja competitiva a la que están sometidas las empresas comunitarias que suministran bienes y servicios por vía electrónica, frente a terceros países y concretamente frente a Estados Unidos, que no sean sujetos pasivos del IVA según la normativa actual.

    Las fuentes consultadas para la elaboración de este informe aparecen mencionadas como \”Otras fuentes\”.

    Temas relacionados:
  • Ministerio de Hacienda
  • Baquía Inteligencia

  • Compartir en :


    Noticias relacionadas

    Recomendamos




    Comentarios