BAQUIA

Programas legales de música, los cangrejos de la Era Digital

Gran parte de las discográficas consideran que los programas legales de música acabarán fulminando a aquellos de carácter gratuito. A la vista de los resultados recopilados por la firma estadounidense Jupiter MMXI, esta creencia es a todas luces errónea. La tendencia a bajarse canciones gratis mantiene su línea al alza en detrimento de las plataformas musicales de pago. Al menos en Europa.

Las visitas a los sitios web de descarga legal de música en el Viejo Continente bajaron un 20% en marzo, pasando de los 2,5 millones de enero a los dos millones actuales. Muy diferente situación atraviesan los programas \’malditos\’ para la Industria discográfica (todos aquellos que salieron tras la muerte del padre fundador, Napster). Mientras que en enero obtuvieron 10,7 millones de visitas –ocho más que sus rivales legales–, en marzo estaban ya por los 11,3 millones.

Los \’piratas\’ Morpheus, Kazaa o Audiogalaxy dan palmas de alegría con estos datos, que extrañan más bien poco si se analizan los estudios de este tipo elaborados durante los dos últimos años. Por contra, el descenso de visitas afectan de lleno a programas como Peoplesound.com y Vitaminic.com, que se ha erigido, junto con MusicNet y PressPlay –operativos por el momento sólo en Estados Unidos– en las principales alternativas a las plataformas que permiten intercambiar archivos sin respetar los derechos de autor.

Aquellos programas para los que se requiere sacar la cartera a cambio de unas canciones no sólo han registrado caídas en el número de visitas, sino también en el de usuarios. En marzo se cuantificaban en dos millones los internautas que accedían a ellos, 100.000 menos que el mes anterior y medio millón por debajo si se toma como mes de referencia enero.

Jupiter remarca que a los internautas melómanos les interesa en primer lugar la consulta de páginas especializadas, que registraron 14 millones de visitas en marzo. En segundo lugar se sitúan los programas que permiten intercambiar ficheros (11,32 millones) y la medalla de bronce se la cuelgan las páginas web de aplicaciones, con 10,33 millones de visitas.

A juicio de Jupiter, estos datos demuestran que la Industria del disco está reaccionando tarde y mal a la lucha que le han planteado los programas gratuitos de música. Esta teoría se refrendó el martes pasado, cuando la International Federation of the Phonographic Industry (IFPI), organización que representa a la Industria discográfica en todo el mundo, reconoció que a lo largo de 2001 las ventas de discos cayeron un 6,5% , contribuyendo a que el sector perdiera un 5% respecto a 2000.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios