BAQUIA

Puntocom o e-business ¿quién ganará la batalla?

Esa es la gran pregunta ¿quién terminará dominando la Red? ¿Las empresas puntocom especialmente nacidas para operar en Internet o las de toda la vida que, cada vez más, se lanzan a la Nueva Economía? ¿Compañías de click o de brick? Lo cierto es que en este momento hay respuestas para todos los gustos, algo que quedó patente en el Congreso Baquía 00 donde, entre otros, ese abordó este tema.

No se puede negar que tanto las startups como las compañías tradicionales cuentan con puntos a favor y en contra para moverse en este nuevo mercado que es Internet. Por ello, los expertos no consiguen ponerse de acuerdo sobre esta cuestión a la que quizás sólo el tiempo pueda dar una respuesta. Además, probablemente cada vez más las alianzas unirán a firmas de ambas orillas, como apunta Javier Pérez Tenessa, CEO de e-Dreams.

Puntocom, una empresa sin lastres

Las empresas nacidas especialmente para la Red, también conocidas como puntocoms, tienen una serie de ventajas a la hora de hacer negocios en Internet. Estas compañías, la mayoría pymes, tienen por su tamaño una gran capacidad de reacción y dinamismo, cualidades que las hace especialmente aptas para este medio, donde los cambios están a la orden del día.

El hecho de haber nacido por y para la Red dota a estas empresas de un foco y un conocimiento de la Red de la que carecen las compañías tradicionales, acostumbradas al entorno offline. Los ejecutivos de las puntocom tienen una visión específica del medio, ya que conocen cómo deben realizarse los procesos específicos dentro de una empresa de Internet.

\”En una empresa nacida para Internet, todos los trabajadores concentran sus esfuerzos en ese mercado\” afirma Francisco Badía, CEO para España de Latinia Corporación. \”Para las empresas tradicionales, la Red es sólo un complemento. No se piensa en exclusiva en ella con lo que muchos aspectos fundamentales no se tienen en cuenta\”, afirma. \”Yo creo que las puntocom tienen muchas posibilidades de llevarse el gato al agua en bastantes sectores\” añade Badía.

Asimismo, una de las mayores ventajas competitivas de las startups reside en la carencia de lastres del pasado. El hecho de ser empresas nuevas hace que no tengan una tradición de vieja economía que puede frenar los rápidos procesos que se producen en Internet. De hecho, en las empresas que deciden optar por el e-business se produce en muchos casos una gran fricción interna motivada por anclajes del pasado que quita competitividad en este mercado.

Para Miguel Angel Beascoa, director de ventas y marketing de Internet Datahouse, \”las puntocom son pymes en las que existe un enorme espíritu emprendedor, por lo que serán las que marquen el futuro. En estas empresas se agudiza mucho el ingenio, algo muy importante en los negocios\”, afirma.

e-business, la fuerza de una marca consolidada.

Sin embargo, las puntocom no las tienen todas consigo. Las compañías tradicionales tienen a su vez una serie de características que las colocan en un buen lugar dentro del mundo de Internet.

En primer lugar es muy importante el hecho de contar con socios que tengan un importante músculo financiero y que estén dispuestos ha hacer su apuesta personal en la Red. Contar con sólidos accionistas, como son las empresas tradicionales, preparados para financiar una aventura en la Nueva Economía es cada vez más importante en la Red, donde cada vez más, las empresas se están quedando sin liquidez y tienen dificultades para encontrar socios dispuestos a poner dinero.

Del mismo modo, el hecho de poseer una marca ya conocida en el mundo offline supone un enorme ahorro de costes en publicidad. Las startups están obligadas a gastar cantidades de dinero desproporcionadas con respecto a su capacidad económica si quieren darse a conocer y atraer clientes.

Asimismo, el hecho de conocer perfectamente el negocio y contar con unas redes de distribución que ya funcionan es una importante ventaja competitiva de las empresas tradicionales con respecto a las puntocom.

Una dura batalla

Aunque en este momento existen fricciones entre unas empresas y otras, debido a que en muchos casos se enmarcan dentro del mismo sector, no parece que la batalla esté por acabar en un breve plazo. Anton Azlor, Socio de KPMG, opina que las posiciones no están claras. \”En este momento hay una gran confusión motivada por la enorme velocidad, por lo que habrá que esperar a ver qué pasa\”, afirma.

Por su parte, Ignacio de Córdoba, presidente de TuPortal.com, no cree que haya una guerra entre ambos tipos de compañías. Sin embargo, está convencido de que las puntocom siempre lo harán mejor que las tradicionales. En el mundo de la moda, por ejemplo, un sector muy conocido por este emprendedor ya que también ha creado Todomoda.com, de Córdoba considera que a lo más que puede aspirar una empresa que entre en el e-business \”es a comprar mi modelo de venta\”.

No cree lo mismo Guillermo Olivie, Internet director del Grupo Cortefiel, para quien las compañías tradicionales pueden hacerlo como las puntocom contando con la enorme ventaja de tener una marca reconocida. No obstante, Olivie admite que para una empresa como la suya, entrar en el negocio de Internet puede tener efectos secundarios negativos. \”Si un cliente online no queda satisfecho, difícilmente volverá a una de nuestras tiendas offline\”, afirma.

Más cauto se muestra José María Tavera, subdirector de e-business del Grupo Telefónica, para quien ganará la batalla la empresa que consiga asentarse en la mente del cliente. \”A la larga, según Tavera, se mantendrá el que consiga tener un modelo de negocio eficiente y, por tanto, consiga beneficios\”.</P


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios