BAQUIA

Que el iPhone nos pille confesados

Las organizaciones religiosas no siempre destacan por su conocimiento y afición a las nuevas tecnologías, pero a veces nos dan sorpresas. Como, por ejemplo, la Iglesia Católica dando su visto bueno a una aplicación para confesarse desde el teléfono móvil.

La aplicación, con el descriptivo nombre de Confession, es obra de una compañía estadounidense llamada Little iApps, que la vende a 1,99 dólares en iTunes y recibió autorización del obispo local en Indiana, además de colaborar con sacerdotes en su diseño.

El software guía a los fieles en su confesión y ofrece "un examen de conciencia personalizado para cada usuario", según sus creadores, que afirman que no se trata de reemplazar las confesiones en persona sino de orientar a los feligreses.

Confession crea un perfil para el usuario, registrando datos como su edad, sexo, ocupación y cuánto tiempo ha pasado desde su última confesión. También sugiere penitencias, con una contraseña para proteger toda esta información.

Varias confesiones han intentando adaptarse a Internet, creando por ejemplo redes sociales religiosas. La propia Iglesia católica ha tanteado ya las posibilidades del iPhone, con un libro de oración digital. No faltan las aplicaciones de desarrolladores independientes como juegos de datos religiosos, bendiciones judías o sobre el Corán.

Pero las organizaciones religiosas propiamente dichas no siempre adoptan esa misma estrategia, y se conocen por ejemplo las injerencias del Vaticano en la Wikipedia para modificar artículos de acuerdo a sus posiciones y creencias, las recientes advertencias del papa Benedicto XVI sobre los peligros de las redes sociales o las afirmaciones de un rabino ultraortodoxo sobre que Internet provoca cáncer.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios