¿Qué factores influyen en el aumento de la demanda de banda ancha?

La web de Radio Televisión Española superó su récord absoluto de audiencia con 10 millones de páginas vistas gracias a la retransmisión de los Juegos Olímpicos de Pekín, con un total de 3,5 millones de usuarios únicos. Esta web ofreció 11 millones de sesiones de video y televisión en directo.

A la vez, el portal de televisión móvil de RTVE (movil.rtve.es) recibió más de 2 millones de visitas durante la duración del evento deportivo, con 380.000 usuarios únicos. Más de 200.000 videos bajo demanda fueron vistos a través de este sistema móvil, según datos de la propia RTVE. Es la primera vez que se dispone de tales servicios en España, que se convierte en uno de los países pioneros en ofrecer esta posibilidad.

Esta explosión de tráfico en la Red ha sido también acompañada por portales de vídeo como YouTube, pasando por el ‘efecto iPhone’ en la banda ancha para teléfonos móviles, hasta la rápida expansión de Software como Servicio (SaaS) en la empresa, lo que está creando que los proveedores de servicios se enfrenten a una nueva era de demanda de ancho de banda.

Respondiendo a ello, las operadoras españolas están invirtiendo en la próxima generación de infraestructuras de acceso y transmisión para conseguir unas redes a prueba de los requerimientos no sólo del futuro, sino también del presente, y garantizar una elevada calidad de servicio (QoS). Los operadores no deben infravalorar la importancia de redes fiables, escalables, flexibles y manejables que garanticen la máxima QoS y permitan que éstas puedan soportar con éxito nuevos servicios para los usuarios finales.

Por ejemplo, las operadoras móviles en España gastaron 1.400 millones de euros sólo en 2007 para incrementar la capacidad de la Red. Así y todo, sólo el 4% de sus ingresos provienen de servicios basados en Internet, a pesar de que Internet móvil ha estado creciendo a un ritmo aproximado del 20,4% durante 2007, según la CMT.

¿Cómo pueden, por tanto, los proveedores de servicios enfrentarse a estos retos y dar cabida a la futura demanda de ancho de banda, mientras mantienen el crecimiento de la rentabilidad de los servicios?

Hacia una red impulsada por servicios

El enfoque que Ciena tiene de las redes impulsadas por servicios se centra en torno a un concepto de red programable. Esto es esencialmente una red definida por software y completamente automatizada que puede activar cualquier servicio y adaptarse a las cambiantes necesidades bajo demanda de los usuarios finales.

Los tres componentes básicos que ayudan a los proveedores de servicios a lograr una red impulsada por servicios incluyen:

  • Inteligencia de Redes: necesaria para asignar capacidad de red de forma dinámica y configurar remotamente hardware, utilizando el software para cambiar el paquete de servicios cuando se solicite. Esto ayudará a las operadoras a responder a curvas de demanda impredecibles –después de todo, no sabemos cuál será el próximo gran motor del ancho de banda. </li
  • Sistema Operativo Común: para la activación de servicios de extremo a extremo, resulta esencial un sistema operativo común que sea consciente de los servicios y que abarque los diversos elementos programables de la red. Esto garantiza que todos los elementos de la red trabajen juntos para prestar el servicio exigido de forma tan eficiente como sea posible.
  • Una Gestión Centrada en Servicios: la red debe disponer de un sistema unificado de gestión de servicios que se ocupe de la creación y la activación de los mismos, y, lo que es más importante, de la gestión de los acuerdos de niveles de servicio, de forma que las operadoras puedan garantizar el rendimiento.

Al mismo tiempo, Ciena considera que los operadores móviles deben tener en cuenta los siguientes criterios para sus redes, para así poder afrontar la demanda de servicios de Internet móvil (como la TV móvil) y ofrecer una experiencia de alta calidad para el usuario de dispositivos como el iPhone.

  • Eliminar los cuellos de botella en la red móvil: las redes móviles tradicionales no fueron diseñadas inicialmente para gestionar altos volúmenes de tráfico de datos y video, los cuales actualmente suponen una sobrecarga que puede impactar negativamente en la experiencia de usuario. Adicionalmente, los costes operacionales asociados con los sistemas de agregación móvil tradicionales están aumentando más rápido que los ingresos generados por los servicios de nuevos datos. La red de agregación puede representar entre el 20 y el 40% del OPEX total (gastos operacionales) de cada operador. Para eliminar estos cuellos de botella se requiere un cambio arquitectónico de la red de agregación que apoye más el tráfico de datos.
  • Potenciar la tecnología Ethernet basada en estándares: mediante el uso de la tecnología avanzada de Carrier Ethernet, los operadores móviles pueden no sólo reducir el coste general de infraestructuras, sino el coste del transporte de datos en la red de agregación. Al mismo tiempo, pueden asegurar la calidad, mantener las operaciones, administración y mantenimiento (OAM), y mejorar la fiabilidad y tolerancia a fallos de la red.
  • Asegurar la escalabilidad para los servicios de nuevos datos sin sacrificar el apoyo a los servicios tradicionales de voz: para proteger los ingresos de voz existentes y asegurar la disponibilidad y entrega de nuevos e innovadores servicios móviles, la red debe ser escalable y capaz de sobrellevar las aplicaciones intensivas que generan picos extremos de ancho de banda. La red troncal debe ofrecer un servicio escalable para permitir que miles de servicios diferentes se entreguen a la red con calidad granular de servicio, ya sean de voz o de datos.

Desplegando estas capacidades y considerando estas recomendaciones, los proveedores de servicios podrán centrarse en crear redes que se adapten rápidamente a los cambiantes requisitos de empresas y consumidores, a la vez que aumentan sus ingresos de primer nivel.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios