BAQUIA

¿Qué fue de Lycos Europe?

Muchos os preguntaréis qué fue de esta empresa. Conocida por casi todos al ser pareja de baile de Terra Networks en la llamada “nueva economía”, Lycos Europe pasó de estar en primera línea a una situación actual de infierno. Pero hoy os contaré que pasó en la empresa, y las cosas buenas.

Conocí muy bien la empresa al desempeñar el cargo de Director General de la misma durante cuatro años. En ese tiempo, fui testigo de la compra por parte de Terra de Lycos.com, me reuní con el entonces presidente Joaquim Agut, trabajé con su equipo, con el equipo de César Alierta (presidente de Telefónica, y todavía sigue!). Lycos Europe surgió antes, en un acuerdo entre Berterlesmann y Lycos.com, y fue en 1999 cuando empezó a coger fuerza. En aquel año se abrieron oficinas en Francia, Italia, Inglaterra, Holanda y España. Después se compraron empresas en Dinamarca y Suecia.

Los resultados al inicio fueron espectaculares en cuanto a tráfico, notoriedad e implantación local de cada una de las filiales. En Estados Unidos, incluso la propia Lycos.com superaba en usuarios a Yahoo! y Altavista, los buscadores más populares de entonces. En Europa, la empresa salió a Bolsa a un precio de 24 € (hoy vale 0,50 céntimos). Y ahí empezó su calvario. Si bien se encontraba entre los principales cinco sitios de Internet de cada país, la presión del mercado financiero, la debacle de las puntocom y la mediocridad de la directiva en la sede central en Alemania hizo que la empresa agotara cualquier posibilidad de éxito.

La Dirección, en lugar de apoyar a las filiales con una tecnología punta en el tema del buscador, se dedicó a potenciar los contenidos con programadores y personal muy cualificado y caro de mantener. No invertían en tecnología ni tampoco en contenidos. El I+D+I era cero patatero. El testigo lo cogió Google en el tema del buscador, y Lycos Europe no supo nunca encontrar su nicho. Derrocharon el dinero, lo gastaron con campañas de publicidad en TV sin sentido, y todo acompañado de una gestión pésima, digna de ser estudiada en las escuelas de negocio como ejemplo de lo que no se debe hacer.

A mi entender, una empresa no puede tener más directivos que empleados y esto es lo que pasó en la sede central de Lycos Europe en Alemania. Llegaron a ser más de 400 empleados, la mitad de ellos con un cargo directivo. Recuerdo aún una convención en Palma de Mallorca, cómo no, donde en una reunión de la alta dirección me alcé y delante de más de 100 directivos pregunté cuántos de ellos habían generado ventas como para pagar su nómina. Solamente uno se levantó.

Con el tiempo todos los Directores Generales de cada filial han fundado sus propios proyectos, y todos ellos muy espectaculares y conocidos. Empecemos por Henrik Sorensen, fundador de Jubii, cuya empresa fue comprada por Lycos Europe. Hoy es fundador y Director de Spamfighter, el primer anti-spam del mundo.

Seguimos con Michele Casucci, director de Lycos Italia y hoy fundador de Certilogo, empresa que se dedica a la validación y antifraude de marcas. Charles Walker, director de Lycos UK, es hoy gerente y accionista principal de JPM Group, líder en tecnologías para máquinas recreativas. Robert Wutke, director de Lycos Alemania, es fundador y director de Be2, portal líder en Europa de encuentros de pareja.

Y un servidor, que es fundador y Director de Tech Sales Group, consultora especializada en ventas y modelos de negocio, con oficinas en Alemania, Francia e Italia. Fue sin duda la mejor escuela, donde perdí los miedos e infundados temores para emprender un negocio.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios