BAQUIA

¿Que si yo veo porno? ¡Qué va, por Dios…!

Si pregunta a un grupo de personas si ven los documentales de La 2, observará cómo gran parte de ellos responde afirmativamente. Sin embargo, todos sabemos que es mentira porque, a día de hoy, las audiencias indican todo lo contrario. Eso sí, queda mucho más cool decir que has visto un documental sobre la vida reproductiva del estornino moteado, que admitir que estuviste viendo el programa de Ana Rosa.

Lo mismo ocurre con el porno; si pregunta a un grupo de gente quién ve porno, probablemente la gran mayoría negará la mayor. Y eso que es uno de los sectores más rentables, con miles de millones en ganancias y muchísima presencia en la Red. Pero nadie admitirá que accede a páginas de contenidos para adultos a través de la Red, pese a que los miles de sites que existen necesitan un modo de financiación.

En un artículo de The Economist se asegura que, según un estudio de Hitwise, los contenidos pornográficos están perdiendo presencia en Internet, frente a las webs 2.0 y a las redes sociales que, en Estados Unidos, ya han superado en número de búsquedas a las primeras. Según el estudio, el pasado año los accesos a contenidos pornográficos englobaban el 13% de las visitas a Internet, mientras que en lo que llevamos de año los buscadores son los más utilizados.

Puede que tengan razón, y que cada vez haya menos usuarios que naveguen por páginas pornográficas pero, lo más probable, es que servicios como eMule, e incluso webs temáticas como PornoTube o Yuvutu, tengan ahora mayor protagonismo a la hora de acceder a estos contenidos.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios