BAQUIA

¡Que viene la crisis!

De tanto repetirlo, nadie creyó al pastorcillo Pedro cuando finalmente llegó el lobo. Y con la crisis económica, corremos el riesgo de que suceda tres cuartos de lo mismo: hace meses que escuchamos advertencias sobre su inminente llegada desde el otro lado del Atlántico, y las terribles consecuencias que traerá. Pero de tanto escucharla, vamos a terminar por restarle toda credibilidad a la advertencia.

En este artículo, Rafael Cera nos recuerda que las empresas deben aprovechar los tiempos de turbulencias económicas para reorganizar sus procesos y buscar nuevas oportunidades de negocio para ser más competitivo en las nuevas premisas de mercado. Claro que decirlo es más fácil que ponerlo en práctica: para eso hace falta apostar por fórmulas y procedimientos que no tomen el presente como la única realidad posible, sino que consideren un futuro menos apacible como nuestro medio de vida.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios