BAQUIA

Quién dice que no eres un perro

Llevamos ya unos cuantos años conviviendo con Internet, pero todavía no ha terminado de resolverse un problema que ya se apuntaba en el año 1993 (¡!): el de la autenticación de identidades, o dicho de otra forma, la seguridad de que alguien es quien dice ser. La última en sufrir un robo digital de identidad ha sido Milagros del Corral, directora de la Biblioteca Nacional, suplantada en Twitter, pero en general, como nos recuerda Felipe García en este artículo, es tan grave y sencillo suplantar a alguien como negar la autoría de un delito, a sabiendas de que no se puede demostrar ni lo uno ni lo otro. Y no será porque falten herramientas para controlar este asunto, sino más bien, porque nadie se ha preocupado seriamente de atajarlo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios