BAQUIA

¿Quién dijo que el contenido no da dinero?

Los \”SMS Premium\” (mensajes de móviles a números especiales con una tarifa superior a la normal) son un negocio en alza. Según informaba la revista de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones en su número de noviembre, en los nueve primeros meses de 2002 se habían facturado por este concepto unos 328 millones de euros, cifra que se elevaría a 437 millones si se extrapola la tendencia a los doce meses de este año.

Dicho de otro modo, cada usuario de móvil se ha gastado este año una media de 13 euros en esta clase de servicios de valor añadido. La cifra individual no resulta impresionante, pero aplicándose a los más de 32 millones de usuarios de telefonía móvil existentes en nuestro país, es comprensible que el fenómeno haya atraído el interés de la CMT.

Un mercado que ha visto su tamaño multiplicado por siete desde el año pasado, en que se facturaron por este concepto unos 60 millones de euros.

La CMT atribuye este fuerte crecimiento al uso de los SMS Premium para la interacción entre los programas de televisión y sus espectadores, aunque siguen en alza otros servicios, como la descarga de logos y melodías, u otros servicios de información y entretenimento.

A juicio de la CMT, uno de los principales problemas que enfrenta este mercado emergente es la falta de interoperabilidad de estos servicios entre los operadores. Cada operador de telefonía móvil tiene su propio conjunto estanco de números cortos, de modo que si un proveedor quiere ofrecer un servicio universal en España, debe llegar a un acuerdo con cada uno de los operadores para utilizar el mismo número. Actualmente se da la situación de que distintos operadores ofrecen servicios distintos, a precios distintos, pero accesibles desde el mismo número, lo que podría conducir a confusión en los usuarios.

De los 40 proveedores de servicio que existen actualmente, sólo 5 ó 6 generan el 80% del tráfico, estimado en unos 835.000 mensajes al mes. La CMT abrió en el mes de febrero una consulta entre los actores implicados en este mercado (operadores, proveedores de contenido, proveedores de servicio y usuarios), para determinar si sería oportuno establecer regulaciones que añadan transparencia a estos servicios sin comprometer su hasta ahora saludable crecimiento.

¿Por qué pagamos una tarifa premium por un logo de unos pocos píxeles para nuestro móvil, o por chatear penosamente con los pulgares en doce teclas, cuando a nadie se le ocurriría pagar por un fondo de escritorio para su ordenador, o por charlar a pleno teclado en su computadora personal? Los operadores de telefonía móvil dicen que el celular es un mundo distinto.Pero probablemente no lo sea tanto: simplemente cuenta, por virtud de los SMS Premium, con un sistema de micropagos cómodo y sencillo.

Y es que cuando se trata de aflojar un euro, se diría que la actitud del usuario medio es como la del padre moderno ante la iniciación sexual de sus hijos: \”Bueno, pero que yo no me entere\”.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios