BAQUIA

¿Quién manda en La Caixa? Antoni Massanell, el futuro presidente

Muchas veces nos hemos preguntado todos quién está detrás de La Caixa, tanto si entramos en una oficina como cuando vemos publicados sus resultados, que no paran de subir (los últimos, del primer trimestre de 2008, nada menos que 625 millones de euros).

Conocí a Antoni Massanell, entonces responsable del área de negocio y tecnología, en el año 2000, en plena ebullición de la llamada nueva economía. Como Director General de Lycos España, le llamé para proponerle varias iniciativas relacionadas con el e-banking. Cuál fue mi sorpresa cuando no sólo me devolvió la llamada, sino que me citó en su despacho de la Diagonal para hablar del tema. No era él un gran experto en el tema -¿quién lo era en aquella época?-, pero al igual que yo, decidió apostar y fuerte. Fruto de aquella reunión, Lycos España y La Caixa creaban una sucursal virtual en España que iba a romper moldes en la forma de hacer banca.

Si analizamos la decisión de Antoni, vemos que no era fácil, porque si bien dispondría de presupuesto, había que ser avanzado en su tiempo en la forma de visionar y decidir. Ninguno de sus homólogos lo había hecho, pero el carácter emprendedor de Antoni le valió un gran acierto. Hoy La Caixa domina en número de clientes de Internet y, más aún, es quien tiene la mejor relación de afinidad y quien conoce mejor a sus preciados usuarios de sus servicios online.

Antoni tuvo que pasar posiblemente por muchos apuros en los Consejos de Administración de la entidad justificando la inversión con Lycos, pero también las otras inversiones que hicieron, como en Lycos Europe y otras iniciativas que Antoni creía y lideraba. Tenemos que agradecerle su apoyo a empresas que comenzaban y abrieron el camino a las que hoy triunfan.

Tardé en llamarle ya que los años posteriores no invitaban a pedirle audiencia para proponerle otros proyectos. Que tonto fui, porque desestimé el talento y capacidad emprendedora de Antoni Massanell. Hace cosa de un año, le volví a llamar, nada menos para que me ayudara a comprar Iberia, la empresa que domina los cielos de este país. Su cargo era ahora el de Director General Adjunto Ejecutivo. La idea parecía descabellada, pero todo surgió cuando conocí a un representante sindical y me explicó la inminente venta de la empresa al fondo estadounidense de capital riesgo TPG, que lo que quería era desmantelar la empresa.

La respuesta de Antoni fue la de un verdadero presidente de La Caixa y auténtico líder empresarial; me derivó al responsable de grandes operaciones corporativas para analizar la propuesta. He de reconocer que era un sueño, ya que se empezaba de cero y sólo contábamos con el apoyo de uno de los sindicatos y el posible apoyo del Sepla. Pero la decisión de apoyar una operación emprendedora donde las haya, es digna de felicitación. Más adelante os contaré como acabó la historia de Iberia.

Este país necesita de directivos como Antoni Massanell. En una sociedad como la nuestra, marcada por el dominio de las grandes empresas y entidades financieras, encontrar a un directivo que ha apoyado las más diversas iniciativas emprendedoras, lo hace más especial que los demás, que no son más que símbolo del inmovilismo corporativo. Gracias por ser como eres Antoni, y no cambies. Apoya el talento, que los emprendedores de este país te necesitamos para emprender nuestros proyectos.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios