BAQUIA

¿Quién tiene una red potente?

Llevo años hablando de este concepto. No es mío y es difícil precisar quien lo inventó. Como me aseguró ya un amigo mío del mundo físico (Sí, también los tengo)… Las redes han existido siempre. Muchas empresas han hecho de su red de representantes o distribuidores un elemento diferencial sobre sus competidores más cercanos.

Sin embargo, Internet, en sí la mayor red que haya existido nunca, es un terreno abonado para la generación de redes potentes. Google acaba de comprar Blogger , lo ha hecho por la capacidad desarrollada por éste de enlazar múltiples discusiones de Internet sobre cualquier tema. Google ha sido el primer sistema de búsqueda organizada en la red que ha sabido pasar del texto -la búsqueda directa- al contexto -que lo hace por el valor relevante de su importancia en cuanto al número de gente que lo busca- Es algo sobre lo que también he escrito con frecuencia. El valor contextual en las redes.

¿Qué es pues una red potente? Aquella que consigue que sus partícipes le sean más fieles incluso que a las empresas que les pagan el sueldo.

¿Qué es pues una red potente? Aquella que consigue que sus partícipes le sean más fieles incluso que a las empresas que le pagan los sueldos. Este tipo de redes se generan, casi espontáneamente, en entornos de software abierto, en los que todo el mundo ayuda a todo el mundo y su satisfacción personal viene dada por el valor que cobra su persona para el resto de la red. Sin embargo, todas las empresas de tecnología con éxito las han sabido generar en defensa propia.

¿Quién defiende mejor los intereses de Microsoft que la red que configuran sus Master Microsoft? Su valor profesional les hace recomendar, siempre que pueden, productos del gigante de Seattle. ¿Cómo consigue CISCO frenar la invasión de sus competidores? A través de la red de ingenieros que ha sabido crear. Ingenieros que trabajan para empresas locales, que en muchos casos querrían ganar más dinero incluyendo productos de algún competidor de CISCO en su oferta de integración, pero a los que sus propios ingenieros impiden la entrada en base a su conocimiento de esta empresa y la confianza que ella les proporciona por tratarles como si fueran sus propios empleados.

¿Y el caso de los Consultores de SAP? Hoy en IBM Global Services y mañana en Accenture. ¿Dónde está su compromiso? Ciertamente con SAP, no con la empresa que, en ese momento específico, para ellos de forma circunstancial, está pagando su sueldo.

En todos los casos, la utilización de Activos Digitales existentes en las empresas mencionadas, se ha convertido en una arma diferencial capaz de generar una red potente, con protagonistas, en muchos casos inesperados que, en beneficio propio, convierten a docenas primero, cientos después y miles con el tiempo, en convencidos integradores de un entorno en red del que se beneficia la empresa. Cada día con menos coste porque la red crece y se propaga con un sentido de autosuficiencia increíble. Cientos de protagonistas la hacen crecer sin contar ya con la empresa.

¿Qué pasa fuera del sector tecnológico? El concepto es mucho menos conocido y las empresas tradicionales, ya sean industriales o de servicios, están a años luz de las empresas de tecnología en cuanto a la generación de este tipo de redes potentes.

Empresas como ORACLE o IBM han creado otro planteamiento muy interesante. Comer de nuestra propia medicina. Nada de \”en casa del herrero cuchara de palo\”. Como anunciaba ORACLE recientemente en su publicidad, \”nuestros sistemas de gestión integrada nos han permitido ahorrar mil millones de dólares el año pasado\”. Un dato concreto, un objetivo alcanzable.

España es un país poco dado a tragarse su propia medicina y frecuentemente -de ahí el dicho mencionado en el párrafo anterior- muchas empresas españolas que venden tecnología son poco usuarias de la misma.

Ambos conceptos van muy unidos. Se tiene que tener una gran convicción interna de nuestro producto para poder creer que otros van a volcarse en él y ayudarnos a generar una red potente.

El secreto está en la pregunta \”¿Qué va a hacer la red por sus partícipes?\”. En contra del, más habitual, \”¿Qué me produce la red a mí?\” El éxito del software abierto se debe, en buena parte, a este mismo concepto. No es fácil competir desde el mundo comercial con gente que no busca ganancia sino prestigio personal. Sin embargo, las grandes empresas de software siguen intentándolo y, cuantos más adictos tengan en sus propias redes, mejor resistirán la presión del software abierto que, por otra parte, depende demasiado de esos mismos protagonismos personales y puede dejar coja a una comunidad si, de repente, le faltan sus grandes figuras.

Pero volvamos al terreno de la empresa tradicional. ¿Existe la misma posibilidad que en un entorno de tecnología? Claramente. Lo que pasa es que los jugadores -menos acostumbrados a la terminología y al entorno- se sienten faltos de ideas concretas.

El concepto, hoy ya asumido, de los \”stakeholders\” (aquellos que pueden impactar al proyecto o negocio y ser impactados por el mismo; aquellos con gran interés en el éxito o fracaso del proyecto o negocio) es un concepto más amplio que la cadena de valor tradicional es la consolidación del modelo de redes, crecientes en el tiempo, que ganan peso en cualquier acción empresarial.

¿Tiene ya su red? ¿A que está esperando?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios