BAQUIA

¿Quién y cómo mantiene el sitio web de mi empresa?

Para la imagen de una empresa, el web hosting no es moco de pavo… Bajo este concepto se esconden factores críticos para la competitividad de una compañía, como son el tiempo de descarga (download) del nodo, así como la experiencia que tienen los usuarios al navegar por las páginas del sitio web.

Echemos un vistazo a las principales preguntas y respuestas que puede suscitar el webhosting en Latinoamérica…

¿Que quiere decir esto de \’webhosting\’?

Bajo webhosting generalmente se entiende la subcontratación de una empresa por parte de otra para la realización de servicios de mantenimiento de su nodo de Internet. Este mantenimiento incluye la provisión de espacio para los equipos informáticos, supervisión del funcionamiento de los equipos, así como provisión de ancho de banda.

¿Pero estos servicios no se pueden realizar desde dentro de la propia empresa que los requiere?

Sí, de hecho las grandes empresas suelen realizarlos en la propia casa. Generalmente es mejor subcontratar estos servicios ya que a la larga suele ser más barato si los hace un tercero, además de todas las ventajas relacionadas con la especialización. De hecho, según el grado de compromiso de la empresa subcontratada hay diversos tipos de webhosting.

Suena complicado…

No es para tanto… Hay cuatro subtipos de hosting, ya bastante desarrollados en el mercado anglosajón. El primero es Colocation, en el que los servidores utilizados para el hosting pertenecen a la empresa que contrata el servicio. La compañía subcontratada se dedica a guardar el contenido; mantiene y supervisa el nodo de la compañía contratante. Colocation es utilizado sobre todo por grandes empresas y compañías puntocom. En EEUU cuesta entre 700 y 2.000 dólares mensuales, según cifras obtenidas por Merill Lynch.

¿Qué otros tipos de \’hosting\’ hay?

También está el dedicated hosting, que es como colocation sólo que los servidores pertenecen a la empresa que realiza el servicio de mantenimiento. Grandes y medianas empresas son las que suelen subcontratar este servicio. El dedicated hosting puede costar entre 1.000 y 10.000 dólares mensuales en EEUU.

El shared hosting se parece bastante al dedicated hosting. La única diferencia es que varios clientes comparten el servidor de la empresa que presta el servicio. La gran mayoría de las pequeñas empresas recurren a este servicio porque es más económico: en EEUU cuesta entre 35 y 500 dólares mensuales.

Por último está el managed hosting. En este tipo de servicio es donde la empresa que realiza el hosting proporciona mayor valor agregado. Es decir, su labor de mantenimiento abarca varias esferas del sistema informático de la empresa que contrata el servicio. Por supuesto, los servidores y la gestión del acceso al contenido, pero también la red local de la empresa (Local Area Network), el hardware y los sistemas operativos. Las grandes empresas, que suelen tener nodos más complejos (por ejemplo con funcionalidades de comercio electrónico) pueden recurrir más a este tipo de hosting. ¿El costo? Entre 1.000 y 30.000 dólares, siempre en EEUU, dependiendo del amplio espectro de funciones que puede abarcar este servicio.

¿Cuánto puede costar contratar estos servicios en Latinoamérica?

Los observadores prevén que costarán más que en EEUU, debido a varios factores. Uno es que para importar los equipos (servidores), muchos países latinoamericanos imponen tarifas que luego tienen que trasladar al consumidor en los precios. Además, el coste de la conexión es más alto que en EEUU, donde hay más economías de escala. En Latinoamérica hay una demanda insatisfecha de webhosting, por lo que las empresas que ofrecen estos servicios tratarán de impulsar los precios al alza. Un factor que presiona los precios a la baja es que la mano de obra para operar los centros de datos es mucho más barata en Latinoamérica. Pero este factor es insuficiente para compensar la presión alcista de los otros tres factores. Al menos en la etapa inicial del webhosting en la región.

Si es más barato en Estados Unidos, ¿por qué no se contratan estos servicios a empresas de EEUU?

Buena pregunta. De hecho, muchas empresas latinoamericanas lo hacen. El centro de datos de Verio en Miami tiene muchos clientes latinoamericanos. Pero hay varios gatos encerrados…

Lo más normal es que un usuario de un nodo un nodo latinoamericano esté en Latinoamérica; por tanto, si un usuario accede al nodo, por ejemplo, desde Mar del Plata (Argentina) tiene que ir a por el contenido que está en un servidor en Miami. Eso tarda mucho. Probablemente, el usuario argentino esperará más de diez segundos para tener su nodo en la pantalla: una eternidad en tiempo Internet. El usuario probablemente preferirá acceder a otro nodo cuyo tiempo de \’bajada\’ sea inferior.

Resulta entonces que es más eficaz que la labor de hosting se realice desde los grandes centros latinoamericanos: Buenos Aires, Río de Janeiro, Sao Paulo, México D.F., etcétera.

Pero en un continente tan extenso como Latinoamérica… ¿De qué sirve que hagan el \’hosting\’ en Sao Paulo si habrá clientes que bajan la página en Manaus (a miles de kilómetros en la selva amazónica).

Eso es otro factor a tener en cuenta. Aquí es donde entran en juego empresas como Akamai, que tratarán de guardar sólo las primeras páginas del nodo en un centro de datos situado en Manaus. Pero es poco probable que sea económicamente viable (no hay una masa crítica de usuarios) realizar toda la actividad de mantenimiento desde esa ciudad.

Hay otro factor favorable a realizar los servicios \’webhosting\’ en Latinoamérica en lugar de desde EEUU o Europa…

Sí; son los costes de conexión. Una conexión de 45Mb por segundo, en línea T3, entre San Pablo y Miami cuesta 1.860.000 dólares anuales o 155.000 dólares al mes (a quien le parezca exagerado lo puede comprobar en mercados online de banda ancha, como www.band-x.com).

Las conexiones en Latinoamérica, generalmente entre puntos menos distantes, tenderán a ser más baratas. Se calcula que, debido al coste de la conexión, para una empresa mexicana resulta de 3 a 8 veces más barato realizar el hosting desde México que desde EEUU. En países más distantes de EEUU este ahorro es aún mayor…

¿Qué empresas proporcionan estos servicios en Latinoamérica? (No se oye mucho hablar de ellas…)

Sí, este sector en concreto de la informática/telecomunicaciones está un poco en pañales en la región. Pero con el fuerte aumento del número de internautas en Latinoamérica (y con ellos, del contenido que consumen tanto de banda \’estrecha\’ como de banda ancha) el webhosting latinoamericano está llamado a tener un crecimiento fulgurante. Es más, Merrill Lynch pronostica que para el año 2005 este mercado tendrá un volumen anual de 1.500 millones de dólares.

De hecho, ya hay empresas que ofrecen estos servicios. Impsat acaba de abrir centros de datos en Sao Paulo, Buenos Aires y Santiago, y espera abrir en breve establecimientos parecidos en Fort Lauderdale (Florida) y México D.F. En total, sus equipos cubrirán una superficie de unos 19.500 metros cuadrados.

Y no está sola; hay otras, como Optiglobe, que se dedica exclusivamente a proporcionar servicios de webhosting en la región. Su mayor presencia está en Brasil, donde, entre otros, tiene clientes como Amelia.com, Patagon.com, Globo Cabo y Yahoo!. También está Diveo, que para finales del año espera tener una infraestructura de centros de datos de 31.122 metros cuadrados en Argentina (donde tiene como cliente a Starmedia), Brasil y México. En Brasil y Argentina, Embratel, Telefónica Argentina y Telecom Argentina también tienen planes, aunque, por lo general, aún no disponen de estrategias muy articuladas. En México, además de Telmex, que tiene planes muy ambiciosos, MCM Telecom y Avantel tienen estrategias de incursión en este mercado.

¿Y las empresas estadounidenses con presencia en Latinoamérica?

La estrategia de ATT Latinoamérica gira en gran parte en torno a la comunicación de datos, lo cual se refleja en una agresiva estrategia de centros de datos (para webhosting). En los próximos dos años la compañía espera construir establecimientos con más de 9.300 metros cuadrados en Brasil, entre 4.600 y 7.000 metros cuadrados en Buenos Aires y de entre 2.800 y 4.100 metros cuadrados en otras ciudades del continente.

PSINet es otra empresa estadounidense que ha apostado mucho y muy pronto por el webhosting latinoamericano. A finales de este año espera terminar un centro de 23.200 metros cuadrados en Buenos Aires y establecimientos similares en Río de Janeiro y Sao Paulo. Entre sus clientes están Varig Airlines, Banco Opportunity, Golobo.com y el ISP brasileño iG.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios