BAQUIA

¿Quiere ahorrar en el recibo de la luz? Apague la consola

Si le preocupa la cuantía del recibo de la luz, una solución puede para por reducir el número de horas que pasa jugando a la consola, o simplemente apagarla cuando no se utiliza. Y es que estos aparatos son grandes devoradores de kilowatios.

Según un estudio elaborado por la organización NRDC, en Estados Unidos hay una consola presente en el 40% de los hogares. Si todos los jugadores se pusieran de acuerdo para encenderlas al mismo tiempo, el país se vería ante una serie amenaza de falta de suministro eléctrico.

NRDC y Ecos Consulting han llegado al a conclusión que las consolas consumen un total de 16.000 millones de Kilowatios/hora en un año, equivalente a la cantidad de suministro eléctrico que necesita una gran ciudad como San Diego, la octava mayor del país.

Alrededor del 60% de esa cantidad se podría ahorrar aplicando políticas de consumo razonable. Lógicamente, también disminuiría en alrededor de 1.000 millones de dólares anuales la factura eléctrica, y se enviarían 7 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera.

Entre las recomendaciones para ahorrar energía, se destaca la más evidente: apagar la consola cuando no se esté utilizando. Y es que el estudio destaca que hay un 50% de jugadores que dejan siempre encendidas sus consolas, ya que las utilizan también como reproductor de DVDs, o simplemente nunca aprietan el botón de “Off”. Otra posibilidad es la de activar las opciones de ahorro de energía mientras se está jugando.

El estudio también ha analizado el consumo energético de las tres principales consolas del mercado, la Wii de Nintendo, la Xbox de Microsoft y la PS3 de Sony. La primera es la más ecológica, pues consume la séptima parte que la segunda y la novena parte que la tercera.

De esta forma, la Wii consume 16 vatios en su modo activo, frente a los 119 de la Xbox y los 150 de la PS3. Las cifras por sí solas no dicen demasiado, pero significan que una PS3 o una Xbox que no se apaga nunca consumen la misma electricidad que dos frigoríficos nuevos durante un año.

También el propio diseño de los juegos influye en el consumo energético de cada consola. Mientras que los juegos para la Wii suelen ser de líneas y gráficos sencillos, sus dos competidores demandan grandes recursos gráficos.

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios