BAQUIA

¿Quiere emplear al mejor 1% de sus candidatos?

Así de selectiva es la empresa Microsoft. Busca lo mejor y sus procesos de selección, mantenidos en secreto durante años, empiezan a filtrarse fuera de los muros del coloso de Seattle.

En un reciente artículo de la revista INC.com, Tahl Ra nos cuenta algunos de los experimentos que se les plantean a los candidatos a un puesto en la empresa. Al parecer la selección está hecha a partir de un libro del escritor William Poundstone, How Would You Move Mount Fuji? Microsoft\’s Cult of the Puzzle: How the World\’s Smartest Companies Select the Most Creative Thinkers.

Una de las preguntas, por ejemplo, es la siguiente: \”¿como diseñaría usted el cuarto de baño de Bill Gates?\” Los candidatos deben tener alguna idea original que no se le hayan ocurrido al propio Gates. Algo nada sencillo si se tiene en cuenta que \”Gates es capaz de llenar su bañera a la temperatura deseada desde su coche\”. Algunas respuestas que ganaron la aceptación de la empresa fueron: \”Cajones de medicinas que se cierran automáticamente para impedir que los niños puedan coger nada; un espejo que no se vuelva a la derecha o a la izquierda sino que devuelva la imagen exactamente de la forma en la que nos ven los demás\”.

Microsoft necesita contratar a la gente que diseñe el nuevo Microsoft de dentro de 10 años. Para ello, los procesos de selección, hasta ahora poco conocidos, se basan en un cúmulo de acertijos y preguntas tales como \”¿De qué forma pesaría usted un avión sin una plataforma de peso para hacerlo?\” Una de las respuestas que más gustó fue la de un candidato que sugirió poner el avión sobre un barco y marcar el nivel del agua con su peso. Luego sacar el avión y añadir sacos de cemento hasta llegar a la misma marca de agua que había dejado el avión.

Al parecer es menos importante el acertar que el demostrar que se tiene una mente abierta, no convencional y dispuesta a afrontar problemas desde ángulos completamente nuevos.

Por supuesto, no todas las empresas buscan ni necesitan los mejor de lo mejor, pero quizás algún exceso de materia gris le venga bien a cualquiera. Nos preguntamos cómo manejaría un director de RR.HH. tradicional este tipo de tests.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios