BAQUIA

Quiero TV suspende los contratos y cambia de programación

Los socios de la plataforma televisiva Quiero TV decidieron durante la junta general extraordinaria de accionistas celebrada ayer, seguir adelante en la cancelación de los contratos y presentar un expediente de regulación de empleo que afectará a los 200 trabajadores de la compañía.

De igual forma, la junta determinó sustituir a partir del 1 de junio la programación actual por otra cuyo coste sea \”sustancialmente inferior\”. Quiero TV también suspenderá a partir de esa misma fecha el cobro de las cuotas de abono y de alquiler de los descodificadores.

Todas estas decisiones fueron tomadas como consecuencia del acuerdo del Consejo de Ministros reunido el pasado viernes para rechazar la solicitud de resolución de mutuo acuerdo del contrato concesional. La junta de accionistas ha autorizado al Consejo de Administración que adopte \”las decisiones que exija el interés social para minimizar el coste de la explotación de la concesión, incluso mediante el cese de las emisiones\”, señaló la compañía en un comunicado. Una de las posibilidades que se plantea la empresa consiste en emitir sólo la carta de ajuste.

Durante la celebración de la junta de accionistas, la productora catalana Mediapark volvió a mostrar su desacuerdo con las decisiones tomadas. Una situación similar se vivió en la reunión del pasado 25 de abril, cuando criticó el modelo de gestión del equipo directivo de la plataforma digital terrestre. De nuevo, la junta rechazó la petición al entender que era improcedente y carente de toda base.

\”La anunciada fusión de las plataformas digitales de televisión por satélite en España, así como otros anuncios empresariales del sector de la televisión de pago en Europa, han venido a confirmar la inviabilidad de continuar con la explotación de la concesión a pesar del cumplimiento por Quiero TV y por sus accionistas de los compromisos asumidos en su oferta\”, concluye el comunicado de Quiero.

Apenas dos años después de su lanzamiento, los accionistas de la televisión de pago decidieron la liquidación ordenada de la compañía. El constante goteo de pérdidas, 400 millones de euros en su historia, y la carencia de empresas interesadas en su adquisición, fueron la gota que colmaron el vaso para unos inversores que llevaban varios meses apostando por el cierre.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios