Radiografía de las tribus adolescentes

Es sabido que la policía clasifica a los jóvenes en función de su grupo de pertenencia, tan importante a esas edades: heavies, rockeros, pijos, etc. Bien pues, en materia digital, resulta que ocurre tres cuartos de lo mismo, idéntico a lo que acontece en la realidad: algunos de nuestros jóvenes están hasta arriba de conocimientos tecnológicos; otros no tanto; y hasta los hay que, definitivamente, pasan -también- de esto.

De modo que la brecha digital no se da solamente entre individuos ricos e individuos pobres, entre estados subdesarrollados y naciones poderosas; aquí, en España, hay una clara división, una fractura online, entre las distintas castas de adolescentes.

Urge encontrar nuevas maneras de formación, una intensa labor pedagógico/tecnológica en los centros educativos y, sobre todo, una fuerte participación de los poderes públicos (pero real y efectiva, no de boquilla) para que los niveles de conocimiento digital se asienten sobre estructuras similares en todas las capas poblacionales. Más


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios