BAQUIA

Recol cambia de rumbo

Recol Networks, la plataforma de Internet nacida para ofrecer servicios a profesionales, es la última compañía española de la Red que tiene problemas y se ve obligada a cambiar de rumbo.

Las desaveniencias que desde hace un tiempo venían existiendo en el consejo de administración sobre cómo se debe gestionar en el futuro la empresa han llevado a que la pasada semana dimitieran de sus cargos ocho consejeros, tres de los cuales son los principales ejecutivos: el presidente, Tristán Garel-Jones, el vicepresidente y consejero delegado, Ignacio Ozcáriz, y el director general, Javier Baviano. Todos ellos han sido sustituidos por Carlos Andrés Ruíz que, a partir de ahora, desempeñará las funciones de presidente ejecutivo. De este modo, se pone de manifiesto una nueva crisis que, ya se ha anunciado, acabará con un ajuste de la estructura de la compañía.

Modelo de negocio

Recol fue lanzado desde la Fundación Red de Colegios Profesionales (que en ese momento dirigía Ignacio Ozcáriz) con el apoyo de los Colegios de Ingenieros de Caminos, Ingenieros Aeronaúticos y Farmaceúticos de Madrid. Esta cobertura le dio el modelo de negocio: se trata de crear una comunidad virtual entre todos los trabajadores asociados a las diferentes entidades corporativas que decidieran adherirse al proyecto.

De este modo, y contando con el respaldo de 840 colegios y asociaciones, pretende captar el interés del los más de un millón de colegiados que existen en España, ofreciendo determinados servicios gratuitos como información, servicios financieros, subastas o bolsa de empleo, entre otros. El modelo, además, pensaba también trasladarse a Latinoamérica y así contar con las asociaciones de dicho continente.

Hasta cierto punto, esta idea es comprensible aunque algo extraña si pensamos que los colegios profesionales no nacieron para hacer negocios. Recol pensaba crear una comunidad virtual entre comunidades que ya existen. Si conseguían atraer a dichos profesionales se generaría un importante tráfico que se rentabilizaría a través de la publicidad.

Sin embargo, la enorme cantidad de ofertas más especializadas en el mismo sentido junto a la escasa penetración de la Red en algunos de los colectivos, ha llevado a que Recol sólo cuente con 100.000 usuarios. Además había importantes colegios, como el de abogados de Madrid, que no se interesaron por la iniciativa ya que, según han manifestado fuentes de esta entidad, no les interesaba el proyecto.

Ampliación de capital

Pero el interés de Recol por los colegiados no terminaba en el hecho de que se convirtieran en meros usuarios de los servicios que ofrecía; también iban a ser proveedores de financiación. Así, en el mes de mayo, cuando la crisis de los valores tecnológicos aún no preocupaba y en España Internet todavía era sinónimo de muchas ganancias, la compañía lanzó una Oferta Pública de Suscripción de acciones (OPS) restringida sólo a profesionales asociados a los citados colectivos que hubieran firmado un convenio con Recol.

La operación resultó un éxito, o por lo menos sirvió para lo que se pretendía. La OPS fue íntegramente suscrita por 7.554 colegiados y el precio que se fijó para las acciones fue el mayor dentro de la banda fijada por la empresa, 6 euros. En total, la ampliación de capital superó los 29 millones de euros, seis veces lo que se había estimado en un principio.

Recol planeaba salir a bolsa

Con ello, Recol conseguía la capitalización deseada para su plan de expansión del negocio (90 millones de euros) y cerraba el accionariado. Este quedaba finalmente compuesto por los accionistas particulares que tenían el 30,39% del capital, la Fundación Red de Colegios Profesionales, los colegios profesionales asociados, Alkhaid Technologies y Catalana d´Iniciatives, entidad participada por la Generalitat de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona. A partir de ahí comienza la expansión por Latinoamérica, que lleva el negocio a México y Argentina.

En el folleto que la compañía presentó ante la CNMV también se anunciaba una salida a bolsa en una fecha que no se especificaba. Se intuía, no obstante, que esto ocurriría una vez que la compañía estuviera instalada en Latinoamérica para que la valoración fuera mayor. Pero la crisis de los mercados tecnológicos ha hecho que, como para muchas empresas de Internet, esta operación haya sido totalmente inviable.

Un informe asegura de las previsiones de beneficios son erróneas

Desaveniencias en el consejo

Asimismo, los problemas han afectado a la forma en que el consejo de Recol ve el futuro, y ése es uno de los motivos del cambio de estrategia que va a encarar la empresa en las próximas semanas.

En el momento de la OPS se dijo que la compañía alcanzaría los beneficios en 2003, momento en el que se obtendrían 22,07 millones de euros. Hasta ese momento se llevaría a cabo la expansión internacional y para ello se utilizarían los 90 millones conseguidos en un primer momento más la financiación que se obtuviera en la salida a bolsa.

Sin embargo, un informe elaborado en el mes de septiembre por UBS Warburg echaba por tierra las previsiones de Recol. Según dicho estudio, en 2003 el saldo positivo llegaría sólo a 2,3 millones de euros. Estas previsiones significaban el fin de la viabilidad financiara del proyecto tal y como se concibió al principio.

En este momento, en el que la operación de salida al parqué está totalmente descartada, algunos consejeros han planteado la necesidad de llegar a beneficios el año próximo. Esto ha chocado con los planes de la cúpula ejecutiva que pensaba seguir la expansión por Latinoamérica e incluir nuevos servicios.

Por ello el consejo celebrado la pasada semana rechazó el proyecto de expansión de los directivos y estos decidieron presentar la dimisión. El nuevo presidente, Carlos de Andrés Ruiz, tiene ahora la tarea de elaborar y poner en marcha un plan de reestructuración de la compañía que en un principio parece que pasará por una reducción de plantilla. En este momento Recol cuenta con 250 trabajadores.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios