BAQUIA

Recol Networks, historia de un escándalo

Desde hace unas semanas han comenzado a salir a la luz los problemas económicos que atraviesa una de las empresas españolas de la Red que hasta ahora han contado, al menos, con más renombre en España, Recol Networks. La compañía, que nació para dar servicios a profesionales a través de Internet se ha visto obligada a anunciar una reestructuración para garantizar su viabilidad financiera.

Hasta ahí nada anormal. Recol Networks se convierte en una empresa más de la Nueva Economía que varía sus planes de negocio a raíz de los cambios que se han producido en el mercado. Se une, así, a otras muchas que, en todo el mundo, ya han pasado o están pasando por ese proceso. Ni más ni menos.

Sin embargo, hay matices que hacen que este caso no sea como los demás. Detrás de Recol, una empresa que en la primavera de 2000 llegó a realizar una OPS para profesionales, en la que se recaudaron 29 millones de euros de pequeños inversores, se esconde una amalgama interminable de intereses públicos y privados entre los directivos que van más allá de la mera casualidad y que quizá nunca debió consentirse.

Los problemas saltan a la luz

La chispa saltó a finales de diciembre, cuando un grupo de nueve ejecutivos y consejeros de la compañía presentaron su dimisión. En ese momento, el consejo de administración comenzó a pedir resultados y exigir recortes en el proyecto de expansión de la empresa.

A pesar de que en mayo la empresa contaba con 29 millones de euros aportados por inversores particulares, en enero, la situación en la tesorería iba a ser desesperada. No se podría cumplir, ni de lejos, con los compromisos suscritos por la sociedad, entre ellos, los establecidos con las filiales argentina y mexicana. Esta situación ya ha comenzado a producirse y en este momento las empresas latinoamericanas ya han incumplido con la obligación de pagar las nóminas de sus trabajadores.

Ante las alteraciones en el plan inicial de negocio y la imposibilidad de poder llevarlo a cabo, los directivos decidieron abandonar sus puestos. Entre los dimisionarios se encontraban algunos de los principales ejecutivos: el presidente, Tristán Garel-Jones, el vicepresidente y consejero delegado, Ignacio Ozcáriz, y el director general, Javier Baviano, así como Manuel de la Rica o Martí Brau, entre otros. Ignacio Ozcariz, no obstante, se mantuvo en el consejo en representación de Alkhaid Technologies, uno de los socios mayoritarios de Recol.

Inmediatamente comenzó el rifirafe en la prensa entre algunos de los ex consejeros. Por Un lado Manuel de la Rica, Javier Babiano y Martí Brau, amenazaron con denunciar a Ignacio Ozcariz por irregularidades en la gestión de los fondos, unas acusaciones que este más tarde rechazó categoricamente.

Intereses cruzados

Aparte de las acusaciones mutuas de delitos tanto civiles como penales entre los directivos, que verán los tribunales en el caso de que se presente la demanda, en Recol, han venido ocurriendo hechos que por lo menos hacen que planee la duda sobre la gestión de sus ejecutivos. Un sinfin de intereses en sociedades privadas se entremezclan con otros en organismos que deberían defender los intereses de los profesionales, los usuarios del proyecto.

El caso más flagrante es el de Ignacio Ozcariz, quien en este momento ocupa el cargo de consejero de Recol en nombre de Alkhaiz Technologies, sociedad que tiene el 14,40% del accionariado de la plataforma y de la que es administrador único.

En Alkhaid covergen los intereses de varios directivos

Alkhaiz Technologies fue una de las impulsoras de Recol Networks junto con la Fundación Red de Colegios Profesionales de la que en ese momento Ozcariz era también Director Gerente. Ambas fueron las encargadas de promover y dar a conocer la sociedad entre los colegios profesionales y ambas tienen la dirección social en la Calle Hermosilla, 30, piso 4º de Madrid.

Alkhaiz, empresa de servicios tecnológicos, ha sido suministrador de Recol durante todo este tiempo y ha montado la plataforma sobre la que la empresa realiza todas sus operaciones. Entre los clientes de la compañía también se encuentran la propia Fundación Red de Colegios Profesionales, que Ozcariz gestionaba, y algunos de los colegios promotores de Recol; el colegio Oficial de Colegios Aeronauticos, (el actual presidente de Recol, Carlos de Andrés Ruiz, es su decano e Ignacio Ozcariz está en su junta directiva) así como el Colegio de Farmaceúticos de Madrid y el de Ingenieros de Caminos Canales y Puertos.

Ignacio Ozcariz posee el 45% del accionariado de Alkhariz Technologies (la participación mayoritaria) pero no es el único miembro del consejo de administración de Recol que lo hace. El propio Manuel de la Rica, que hasta diciembre fue consejero de la plataforma de Internet, posee el 2,5% del accionariado, Martín Brau, otro de los consejeros dimisionarios, el 5% y Miguel Angel Rubio, que había desempeñado el cargo de vicepresidente, el 22,5%.

El propio presidente de Recol, Carlos de Andrés Ruiz, a la sazón decano del Colegio de Ingenieros Aeronauticos (uno de los colegios que están en el accionariado) y Presidente de la Fundación de Colegios Profesionales posee asimismo el 2,25% de Alkhaiz Technologies. Por su parte Catalana d, Iniciatives, entidad participada por la Generalitat de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona y una de las primeras entidades que apostaron por Recol, tiene el 14,28% de esta y además, el 5% de Alkaid Technologies.

Desde luego el negocio era seguro. Ostentando cargos ejecutivos en Recol, se aseguraba un gran volumen de trabajo a Alkhaiz y, aunque los estatutos de la sociedad eran claros en el tema de los conflictos de intereses, esta sociedad no ha parado de dar servicios en exclusiva a Recol y dando beneficios que llegan directamente a sus bolsillos. Muchos de éstos directivos han defendido así sus propios intereses privados pero actuando en muchos casos en representación de entidades como los colegios profesionales que tienen cometidos públicos.

Sin embargo, los posibles conflictos no se quedaban aquí. Los directivos de Recol no estaban dispuestos a perder para sí, el otro gran pastel que podía tener la compañía: la publicidad.

Según reconoció la propia empresa en el folleto de la OPS que presentó ante la CNMV, el ex consejero, Manuel de la Rica, tiene una participación del 16,19% en Starcom Worldwide/Media Estrategia, la central de medios utilizada por Recol y que pertenece a The Leo Burnett Group, lo mismo que la agencia encargada de la publicidad, Vitruvio Leo Brunett. Ambas entidades que han estado contratando en exclusiva los anuncios de la compañía.

Los pequeños inversores

Lo peor del caso no es la tela de araña de intereses que han ido tejiendo los directivos de Recol y que estéticamente puede resultar muy reprobable. El mayor problema es que aunque en el folleto de la OPS se alertaba a los 8000 pequeños inversores que acudieron sobre el riesgo de la inversión, en este momento no está muy claro dónde han ido a parar en sólo ocho meses los 29 millones de euros que se recaudaron.

La filiales latinomericanas no han pagado las últimas nóminas

Algunos trabajadores acusan a los propios directivos de derroche de dinero y a Alkhaid de haber cobrado por sus servicios técnicos cantidades fuera de mercado, pero lo cierto es que la compañía se encuentra en una situación pésima de tesorería. De hecho, en las filiales latinoamericanas no se han pagado las últimas nóminas y los representantes de las mismas afirman que Recol ha incumplido totalmente sus compromisos.

Esta misma semana el actual presidente de Recol, Carlos de Andrés Ruiz, ha querido tranquilizar los ánimos y ha anunciado que la compañía ha conseguido un crédito bancario. Con él, afirma, se podrán mantener dos años más aunque, eso sí, la empresa se deberá someter a una fuerte reestructuración que llevará aparejada una reducción de la plantilla.

Aunque de Andrés ha dicho que los bancos siguen apoyando el proyecto, la empresa se ha visto obligada a adscribir un edificio (una antigua fábrica de muebles) a las afueras de Madrid, que ha servido de garantía, para sortear la crisis. Una forma un tanto curiosa de hacer valer un proyecto en Internet.

Consejeros y ex consejeros de Recol