BAQUIA

Redes sociales en la empresa: ¿sí o no?

redes-sociales-empresa_perf.jpg

Son muchas las empresas que deciden restringir el acceso a las redes sociales por parte del empleado. Una medida cuestionable si se tiene en cuenta la tendencia imperante del Bring your Own Device, es decir, que el empleado traiga su propio dispositivo para acceder a los recursos de la empresa, tales como el correo o los documentos compartidos. Por este motivo, ¿por qué no aprovechar el potencial y las posibilidades que ofrecen las redes sociales para mejorar la cultura corporativa?

Pese a los intentos de muchas empresas de vetar el acceso a las redes sociales, la tendencia al alza llamada como BYOD, es decir, que los trabajadores lleven sus propios dispositivos tecnológicos al trabajo, hace que sean medidas inútiles. Llegados a este punto es clave reflexionar sobre el uso de las redes sociales en las empresas y si este puede explotarse con el fin de potenciar la cultura corporativa.

A pesar de lo que se suele creer y muchos directivos piensan, el acceso a las redes sociales no afecta a la concentración sino que, por el contrario, “hace que el trabajador sea más productivo”, afirma Javier Otero, Responsable de gestión del conocimiento de UPCnet. Así lo demuestra un estudio de la Universidad de Warwick en el que se confirma que la gran diversidad de canales de comunicación existentes permite a las personas flexibilizar su trabajo respecto al momento y al lugar donde se desarrollan.

 

Redes corporativas: mejora del clima laboral y de la comunicación interna

En lo relativo al beneficio del uso de las redes sociales por parte del empleado, es más palpable cuando éste se relaciona dentro del ámbito de una misma comunidad virtual corporativa. En este sentido, la mejora de la gestión autónoma del trabajo y del conocimiento es más visible. “Más allá de los aspectos más operativos, los medios sociales aportan también beneficios en cuanto al clima laboral y la comunicación interna” comenta Otero. Así, según datos de un análisis de WDStorage, el uso de las redes sociales fomenta la cultura de la empresa (45%), mejora las relaciones entre los empleados (46%) y fomenta un espíritu colaborativo (37%).

Este hecho ha hecho que muchas empresas ya se hayan lanzado a crear sus propias redes sociales, sustituyendo así la tradicional intranet. Este el escaso de empresas como Microsoft con Yammer y Zyncro que ya disponen de una de ellas.

El objetivo es que las empresas pierdan el miedo que existe en torno a la utilización de las redes sociales y “aprovechar las ventajas que puede suponer el uso de las redes sociales para la empresa, aunque no se disponga de herramientas que cuantifiquen su impacto económico”. En este sentido, la predilección de los consumidores por asesorarse en las redes en cuanto a productos y marcas, abre un espacio de comunicación privilegiado cuando se plantea a nivel interpersonal. Permitir que los trabajadores de la empresa tomen protagonismo en la interlocución con su entorno social conlleva una negociación previa y transparente entre las dos partes. Siempre que sea posible, este acuerdo permite potenciar la marca corporativa (o de producto) y la marca personal de las personas que forman parte de la organización.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios