Redes sociales o la incógnita del marketing online

Vaya por adelantado que el título de este artículo está preparado para llamar la atención. Porque más que incógnita yo llamaría “globo de aire caliente a la deriva” a muchas prácticas del marketing online, y en concreto al pago por clic en buscadores.

Me explico. Los anunciantes compran keywords en Adwords para poder publicitarse en los resultados de Google. Los consumidores que utilizan el buscador hacen clic en ellos, ya que están interesados en el tema concreto que están buscando. El buscador cobra, tanto si el anunciante que esta “al otro lado” consigue vender como si no lo consigue.

El problema obvio es que la inmensa mayoría de los clics “de pago” no se convierten en pedidos. Como consecuencia de esta “fricción”, y de la enorme cantidad de ratios de conversión involucrados, se ha desarrollado una industria (además de la cuenta de resultados de Google).

Una industria que incluye todo tipo de servicios y profesionales para vender en Internet: consultoría, diseño web, software, etc. Dentro de la cual está LastInfoo, por cierto.

Es decir, toda una industria dedicada a que Google cobre menos por sus anuncios, que los ponga más destacados, que la gente haga más clic en ellos, que llegue a sitios más atractivos, que esos sitios no digan tonterías, que conviertan mejor el tráfico en contactos, o en pedidos, etc.

Pero nadie ha abordado el problema fundamental: que la mayoría de las personas que buscan o que hacen clic en Adwords no tienen intención de comprar. O dicho de otra forma, la mayoría de los clics no sirven, no hay intencionalidad de compra detrás.

Los anunciantes lo saben, las agencias de marketing online lo saben: lo sabemos todos, y sin embargo seguimos “picando y dándole a la manivela”. En mi opinión la única forma de abordar el problema de verdad es:

  1. Desviarse del “camino” único de salvación que ofrece Google. Dejar de pensar sólo en clave de “optimización” (SEO; SEM, enlaces, etc). Empezar a visualizar otros escenarios posibles (aunque parezca increíble hay vida más allá de Google o de la publicidad).
  2. Empezar a trabajar con clientes con experiencia de compra, o realmente interesados en comprar. Bien sea en el “canal físico” o a través de Internet. Y lo más importante: contactos de esos contactos a los que influir.

Eso de “contactos de contactos” inspira un concepto muy popular: las redes sociales. Las redes que ahora mismo están de moda sirven para hacer marketing de personas. Pero no parecen servir para vender productos y servicios…

Blog: Luisgarciadelafuente.com


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios