BAQUIA

Reticencias a la hora de invertir en Argentina

La crisis de los valores tecnológicos por la que está atravesando Estados Unidos lleva a las bolsas a un nuevo mínimo. A ambos lados del Atlántico, los mercados han sufrido importantes caídas. Las más significativas se produjeron el pasado día 22, en el Nasdaq y la bolsa española, tanto del Ibex 35, que perdió más de un 3% a una velocidad de vértigo, como del Nuevo Mercado, donde los valores tecnológicos cayeron un 5,44%. Terra, con unas pérdidas de hasta el 13%, ha tenido buena parte de culpa.

En Latinoamérica la inestabilidad de los mercados financieros también ha hecho acto de presencia. En la última semana, el referencial Merval de Buenos Aires perdió hasta un 2,72% y cerró a la baja por el derrumbe del Nasdaq. Pero la caída de los mercados ha sido generalizada. El Nuevo Mercado español de valores tecnológicos tampoco se ha librado de la quema y registró la caída más espectacular desde su nacimiento el pasado mes de abril. El día 22 retrocedió un 8,63%, con lo que ha perdido hasta un 13,27% de su valor.

\”Desde el pasado verano los problemas se han apoderado del mercado argentino. La venta de activos y la salida de flujos económicos se ha disparado, lo que implica una fuerte caída\”, señala Ricardo Gil, analista de Renta 4. El país no podría quedarse al margen de las turbulencias. \”El desarrollo argentino de Internet ha sido decisivo para Latinoamérica, la explosión económica que gira alrededor de los valores tecnológicos ha sido muy fuerte. Y lo mismo ocurre a la inversa, la caída ha sido importante. Pero la crisis referida a las telecomunicaciones y nuevas tecnologías no es exclusiva de Argentina, sino que es la línea del sector\”, señala Jaume Bonet, director de Catalana de Iniciatives, y matiza que \”la caída es proporcional a la fiebre especulativa sufrida por Internet\”.

El terremoto que se ha apoderado de los valores tecnológicos se suma al que, de manera particular, está viviendo el país. La crisis financiera y la amenaza de su extensión a toda Latinoamérica se cierne sobre las inversiones internacionales al país, y a lo largo del último mes la confianza se ha deteriorado.

La crisis financiera y la incertidumbre política de Argentina se han apoderado de los inversores

La incertidumbre política generada en Argentina y la escasa capacidad que está mostrando el Gobierno para sacar a la economía adelante, están pasando factura. Las reformas anunciadas por el presidente, Fernando de la Rúa, abarcan el congelamiento del gasto público de las provincias hasta el año 2005, la abolición del sistema de pensiones estatal y la modificación del sistema impositivos. El anuncio de estas medidas iba encaminado a obtener un paquete de ayuda financiera por parte de los organismos de créditos multilaterales. \”Aún en el caso de recibir estas ayudas, la crisis argentina finalizará cuando el Gobierno deje de analizar y comience a gobernar\”, afirma Jaume Bonet, de Catalana de Iniciatives.

La prueba de fuego

La solución de la crisis argentina se centra en tres puntos: la ratificación del presupuesto para el año 2001, el cumplimiento de los objetivos fiscales establecidos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y asegurar la reducción de la deuda interna y externa.

La deuda es la mayor amenaza a la estabilidad económica de Argentina, cuyo plazo finaliza el próximo mes de febrero. La deuda pública alcanzó a finales de marzo 123.000 millones de dólares, lo que representa casi la mitad de su Producto Interior Bruto (PIB). El principal problema es que esta deuda está, en su mayoría, en bonos en manos de extranjeros preocupados por la manera en que el país cumplirá con sus obligaciones.

El sector bancario argentino creció desde 1991, fecha en la que se implantó la Ley de la Convertibilidad. Pero implica un mayor riesgo para los inversores; para Bonet, \”la cobertura del riesgo cambiario es una de las medidas de prevención que deben tomar los inversores que decidan lanzarse al mercado argentino\”. Esta ley ata el peso argentino con el dólar, lo que establece que cada peso en circulación debe ser respaldado por dólares.

¿Fuga de capitales?

Además de los problemas estrictamente económicos, Argentina atraviesa una crisis política difícil de obviar y que ha provocado, en algunos casos, que los inversores saquen el capital que habían depositado en el país para evitar que sus inversiones corran peligro, aunque esta no es la tónica general. \”En Argentina ya se ha realizado el grueso de las inversiones y los que se han hecho su hueco en el mercado van a continuar allí\”, afirma Pablo Losoviz de Analistas Financieros Internacionales (AFI), y matiza que \”no hay más que ver los ejemplos del BSCH, Repsol o BBVA, que siguen dispuestos a continuar en el mercado, e inmersos en nuevos proyectos\”.

Telefónica, BBVA o BSCH son las firmas que tienen una mayor presencia

De hecho, las inversiones que las empresas españolas han realizado este año en Latinoamérica han sido espectaculares. Sólo hay que echar la vista atrás y recordar los 15.000 millones de dólares que Telefónica invirtió para hacerse con el control de sus filiales latinoamericanas.

Tampoco pasa desapercibida la operación de 10.000 millones de Repsol en la adquisición de YPF o las compras de BBVA por Bancomer, en México; o de BSCH en Banca Serfin. Esta última entidad española sigue apostando por el riesgo latinoamericano. El último peldaño que ha subido en América Latina ha sido la compra del banco brasileño Banespa por 3.550 millones de dólares. Con esta adquisición se distancia de su principal rival en la región, el BBVA, quien tampoco frena sus avances para consolidarse como líder de la banca.

Las oportunidades que ofrece el riesgo

Según los analistas, \”en ocasiones merece la pena desembarcar en un mercado aunque su situación sea de alto riesgo, al menos desde el punto de vista estratégico, ya que cuando la economía mejora la empresa sigue ahí y puede reforzar su posición\”. En opinión de José Antonio Arcila, de Baker&Kenzie Abogados, \”los inversores continúan entrando en Argentina. La razón principal es que, actualmente, sirve de trampolín al resto de Latinoamérica. Se podría decir que Argentina es a Latinoamérica lo que Londres a Europa\”.

Los inversores no han perdido el interés por el mercado Argentino

Del mismo modo que Argentina ha actuado como cabeza de puente para el resto de Latinoamérica, también es verdad que los miedos se han trasladado al resto del mercado latino, especialmente Brasil y México. \”Aunque México está más ligado al ciclo económico estadounidense, en cambio Brasil se puede ver afectado en un grado mayor\”, puntualiza Ricardo Gil. A pesar de que la crisis llegue, o no, a afectar a Brasil, según Pablo Losoviz \”es un país con menor carga fiscal y la demanda interna se está reactivando a buen ritmo\”. De la misma opinión es Jaume Bonet, quien además valora muy positivamente el mercado tecnológico de Chile, en parte porque la solidez de sus políticas macroeconómicas hacen creíbles las tasas de crecimiento del 6% previstas para este año.

Lo que no se puede negar es que Argentina sigue siendo un reto para los inversores españoles, no sólo por sus afinidades culturales e idiomáticas, sino \”por su alto potencial de crecimiento y por sus oportunidades. Por ello, a pesar del riesgo a corto plazo, hay que estar presente allí\”, recomienda Jaume Bonet.

Aunque no todos están de acuerdo con esta opinión, Ricardo Gil, de Renta 4, considera que \”si bien es cierto que en estos momentos es barato invertir en una empresa tecnológica, también es verdad que la situación se puede complicar aún más a principios de año\”. Además, en opinión de Bonet \”aunque ha sido un año en el que el protagonista en los mercados argentinos ha sido la volatilidad, los inversores no han perdido el interés por la región y están a la espera de que lleguen mejores momentos\”. Con él coincide Ricardo Gil, quien añade que el dinero volverá a entrar en Argentina a principios de año.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios