BAQUIA

Sé a quién llamaste la última semana

La denuncia lanzada por la Electronic Frontier Foundation resulta bastante escalofriante: AT&T, el mayor operador de telefonía móvil en Estados Unidos, habría permitido el acceso a sus bases de datos a la National Security Agency (NSA), a resultas de un plan desarrollado por la Administración Bush para controlar las comunicaciones internas del país, justificado en la manida excusa de salvaguardar la seguridad nacional vigilando las posibles comunicaciones entre terroristas. La EFF denuncia que esta intrusión vulnera todas las leyes que protegen la privacidad de las comunicaciones, y sospecha que AT&T no es la única teleco que se ha prestado a tan desagradable colaboración. A este paso, en “el país de las libertades” dentro de poco no se va a poder ni chistar. Más


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios