BAQUIA

Se avecina un terremeto entre las puntocom de la Bahía de San Francisco

Si tienes una dotcom en la zona de la Bahía de San Francisco échate a temblar. Y es que hay un estudio en circulación, realizado conjuntamente por una firma inmobiliaria (Cushman&Wakefield) y una consultora (Rosen Consulting Group), que asegura que el 80% de las compañías de Internet que quedan vivas por aquellas latitudes tendrán que cerrar.

Para llegar a tan funesta conclusión, han examinado los niveles de deuda y las proyecciones de ingresos de una muestra de 150 compañías que operan en Bolsa, a la vez que realizaban una estudio inmobiliario de la zona.

En cualquier caso, el estudio parece refrendar aquello de que cuanto más alto se sube más dura resulta la caída. Entre los años 1996-2000, la Bahía de San Francisco se embolsó 54.000 millones de dólares en capital riesgo, un 40% del total invertido.

En ese periodo, se crearon 170.000 empleos en el sector de las nuevas tecnologías, 65.000 de los cuales se vieron en la calle entre febrero de 2000 y febrero de 2001.

Tal fue la demanda de espacio de oficinas por parte del sector dotcom que la mitad de los nuevos contratos de alquiler terminaron en sus manos, inflando los precios y haciendo de San Francisco una de las ciudades más caras del país en materia inmobiliaria. En la actualidad, de los 66 millones de pies cuadrados (algo más de 20 millones de metros cuadrados) de espacio de alquiler disponible, 8 (2,4 millones de metros cuadrados) estan en manos de compañías de Internet y cuatro de ellos, según el informe, pueden volver a manos de sus dueños.

Para los responsables del informe, el riesgo de recesión (tasa de crecimiento de empleo negativo) en la zona es del 70%. Las causas, las ya conocidas: mala situación de los sectores financiero y de Internet, y una economía que se tambalea.

Como únicos factores positivos de tan catastrofista estudio, podemos señalar dos: alquileres más bajos para los que queden (a las oficinas que se quedan vacías hay que sumar las que ya estaban en construcción) y la discrepancia entre los autores del informe, que no se ponen de acuerdo en las conclusiones. Menos mal.

  • En MSNBC

  • En The Standard

Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios