BAQUIA

Selección natural en el mundo del capital riesgo

Al compás de la cambiante economía real (nuevas tecnologías, sobreoferta de productos, cambios en la demanda etc…), la economía financiera también va evolucionando. En la Conferencia anual de la European Venture Capital Association, que se celebró a mediados de junio en Atenas y reunió a unos 750 ejecutivos de capital riesgo y de private equity (financiación de compañías no cotizadas en bolsa), se llegó a las siguientes conclusiones. Conviene echarles un repaso para ver que se cuece en la financiación de jóvenes empresas tecnológicas:

Menores volúmenes de financiación

En el año 2001 se registró en Europa un volumen de financiación de start-ups, o compañías atravesando una fase muy temprana de su evolución, de 5.600 millones de euros. Esta cifra contrasta con la de 8.600 millones de euros que se registraron en 2000 y la de 5.800 millones que se registró en 1999. En el caso específicamente español, los volúmenes de financiación han sido de 106 millones de euros en 1999, de 147 millones en 2000 y de tan sólo 14,8 millones de euros en 2001. Las actividades de capital riesgo han bajado especialmente en países periféricos de la UE como España, Portugal e Islandia. En Latinoamérica la actividad del sector también ha bajado mucho.

Private equity (buyout funds), sí; capital riesgo, no

Un cambio importante en 2001, y en el año actual, es que las entidades están captando fondos cuyo objetivo de inversión difiere del que tenía hace algunos años. Si a finales de los noventa y en 2000 eran prácticamente planes de negocio (compañías recién establecidas) a los que estaba destinado el grueso del dinero levantado, ahora un mayor importe de fondos está destinado a empresas que ya tienen un historial comercial relativamente importante.

De hecho, sólo el 39% o 38.200 millones de euros que se levantaron en 2001 iban a ser dedicados al \”early-stage financing\” (financiación de compañías recién establecidas). El resto estaba asignado por los gestores de los fondos para actividades de private equity, lo cual también se denomina buyout-funds, o la compra de compañías establecidas que ya tienen una historia comercial relativamente importante. El desarrollo de mercados secundarios de private equity ha ayudado a potenciar a este sector. En 2000, el 46% del volumen de fondos levantados estaba destinado a la inversión en compañías start-up (capital- riesgo).

Tecnologías de la información, no; Biotecnología sí

La acusada caída de las valoraciones bursátiles ha conllevado un cierto ajuste en la visión de muchos capitalistas de riesgo. Ahora, para muchos, la biotecnología es el principal campo de análisis e inversión. Las tecnologías de la información han pasado a un segundo plano.

Atención a las ventajas comparativas nacionales

Durante la época de auge del capital riesgo no había mucha discriminación en cuanto al tipo de sectores por los que apostaban las entidades financieras. Ahora algunas entidades de capital riesgo apuestan por industrias que tienen ventajas comparativas en los países en que se encuentran.

  • Así, Finlandia, el país de Nokia, sigue apostando mucho por tecnologías relacionadas con la telefonía móvil.
  • Francia, muchas veces en torno a las actividades de la división de I+D de France Telecom, enfatiza el software de \”middleware\” y de telecomunicaciones así como la infraestructura de telecomunicaciones.
  • Irlanda ofrece oportunidades interesantes en aplicaciones de software para servicios financieros.
  • Algo parecido sucede en Holanda (banca, seguros, intermediación).
  • Portugal tiene una cierta especialidad en tecnologías que moldean en aplicaciones industriales.
  • En España, software para aplicaciones específicas funcionales (por ejemplo, el área de recursos humanos) o de integración de distintas áreas de la empresa.
  • En Islandia, con sus manantiales de los que brotan aguas calientes, las entidades de capital riesgo invierten en compañías de biotecnología que producen proteínas y enzimas.
  • Suiza, por su parte, enfatiza la ingeniería de precisión, micromecánica, automática y robótica. La evolución de estos sectores ha originado que la fuerza laboral suiza tenga buenas condiciones para trabajar en compañías de semiconductores y componentes ópticos.

Los pequeños se las ven muy duras

El retroceso de la financiación de capital riesgo y el relativo éxito del private equity conlleva que muchos fondos de capital riesgo, generalmente compañías bastante pequeñas, estén pasando por momentos muy difíciles. En contraste, muchas entidades de private equity, que suelen levantar enormes sumas de inversión, siguen haciendo buenos negocios. Entre ellas están el grupo británico 3I Group y el estadounidense Texas Pacific Group.

Al contrario que las entidades de capital riesgo, las de private equity pueden frecuentemente deshacerse de sus inversiones con plusvalías importantes en tan sólo unos meses. Los fondos de capital riesgo, sin embargo, tienen que supervisar y financiar el desarrollo de sus empresas durante varios años.

EE UU, sigue habiendo demasiado capital para demasiados pocos negocios

En Europa ya se habla de que los fondos tienen demasiado capital con relación a las oportunidades de inversión. Pero donde más acusado es este fenómeno es en EE UU: Jesse Reyes, vicepresidente de la compañía de información y Research Venture Economics en Nueva York, señala que el volumen de capital no invertido en EE UU en el mercado de capital riesgo estadounidense es de 100.000 millones de dólares.

La mayoría de los analistas se temen que dónde sobra capital pueden faltar oportunidades. De hecho, antes del tremendo auge del capital riesgo en los noventa, sólo en una ocasión el volumen a invertir de los fondos superó los 10.000 millones de dólares. Fue en 1989 cuando se registró la cifra de 10.500 millones de dólares. Los observadores del sector señalan que un volumen acorde con las oportunidades de inversión que se presentan, así como el necesario para hacer nuevas rondas de financiación en compañías ya existentes estaría en torno a los 25.000 millones de dólares al año.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios